AP NEWS
Related topics

De verdugo a adalid: Gareca resucita a Perú

July 6, 2019
1 of 3
El técnico de Perú Ricardo Gareca durante la semifinal de la Copa América ante Chile en Porto Alegre, Brasil, el miércoles 3 de julio de 2019. (AP Foto/Andre Penner)

RÍO DE JANEIRO (AP) — Ricardo Gareca fue el causante que Perú se sumiera en casi cuatro décadas de mediocridad en el fútbol internacional. No deja de resultar asombroso que ahora el técnico argentino sea el responsable del renacer de la selección peruana, llena de ilusión por ganar su primera Copa América en 46 años.

Desde que tomó las riendas del equipo de la camiseta con la banda roja, en marzo de 2015, Gareca es el responsable de acabar sequías.

Fue quien acabó la sequía de 36 años sin ir a una Copa del Mundo cuando consiguieron el boleto de Rusia 2018 mediante un repechaje.

“El equipo volvió a la esencia de tocar, correr por todo el campo, de ser solidario”, afirmó el mediocentro Yoshimar Yotún, pieza fija en las listas de Gareca y autor de uno de los goles en la victoria 3-0 ante Chile que les catapultó a la final del domingo ante el anfitrión Brasil.

“Gareca ha implementado confianza”, añadió Edison Flores, quien marcó el primero de los goles en la semifinal. “Antes existía la idea de que el jugador peruano es débil de cabeza, pero eso venía de afuera. Él asumió un liderazgo”.

La cita en el estadio Maracaná marcará la primera presentación de la Blanquirroja en esa instancia desde que venció a Colombia en una serie de tres partidos en 1975.

Por entonces, un admirado Perú se codeaba a la par de Brasil, Argentina y Uruguay en la élite de Sudamérica. Teófilo Cubillas, Hugo Sotil, Juan Carlos Oblitas, Julio César Uribe y Héctor Chumpitaz se destacaban dentro de esa camada que participó en los Mundiales de 1970, 1978 y 1982.

Todo se vio frenado un 30 de junio de 1985. Perú visitaba el estadio Monumental de Buenos Aires y ganaba 2-1 a falta de nueve minutos del final, un resultado que le daba el pase directo al Mundial de 1986. Hasta que Gareca apareció con el gol que le dio la clasificación a la Albiceleste.

Gareca no jugó en México, donde Argentina alzaría su segunda Copa del Mundo y Diego Maradona se convertiría en mito. Perú, por su parte, desapareció, tocando fondo con un último puesto en las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de 2010.

Por cosas de la vida, ahora, el “Tigre” pasó de verdugo a adalid del fútbol peruano.

¿Qué cambió bajo la conducción del estratega de 61 años?

Hasta el cansancio, la retórica de Gareca en sus comparecencias ante la prensa resalta la personalidad de sus jugadores para superar adversidades, como recuperarse de sufrir una goleada 5-0 ante Brasil en esta Copa América para luego eliminar a Uruguay y Chile, rivales que gozaban de un desigual favoritismo. También perder por lesión, en medio del certamen, al delantero Jefferson Farfán.

“En particular no tengo ninguna fórmula”, dijo Gareca en la víspera de la final. “La particularidad tiene estrictamente que ver con el convencimiento de la capacidad del jugador peruano... El tiempo nos ha confirmado lo que creemos del jugador peruano. “No solamente es técnica, sino capacidad física, mental, compromiso. Hay muchas virtudes en Perú.

Desde el primer día, Gareca reclamó a los jugadores mantener el pecho inflado siempre y que no se pusieran las manos en la cintura, para que los rivales no pensasen que estaban cansados. Se apeló a un psicólogo deportivo e impuso disciplina.

La respuesta de los jugadores fue afirmativa, como lo alabó el goleador histórico Paolo Guerrero en una entrevista que dio antes del pasado Mundial.

“Lo que hizo fue darles una identidad, organizarlos, permitirles recuperar la confianza. Ha podido cambiar un poco el pensamiento, el chip peruano”, dijo Guerrero, quien recibió el respaldo de Gareca tras ser suspendido por un caso de dopaje al dar positivo por cocaína que el delantero siempre ha insistido ingirió accidentalmente en un té.

Perú no sobrevivió la fase de grupos en el Mundial de Rusia, aunque dejó una buena imagen, ofreciendo un gran partido ante el eventual campeón Francia.

Los directivos tenían que tomar una decisión: darle o no un nuevo contrato a un técnico muy cotizado, que bien pudo haber irse a dirigir a la selección de su país.

Cubillas salió a clamar por la renovación.

“No debemos escatimar esfuerzos para retenerlo”, indicó.

Más que nunca, la decisión de seguir con Gareca fue la atinada. El sábado, esquivó referirse a una vinculación con Argentina, diciendo “eso ya es pasado”.

Y no se achica ante la asignatura del domingo en el Maracaná, el templo sagrado del pentacampeón mundial.

“Perú está en condiciones de ambicionar un campeonato, una Copa. Quiero que la gente lo disfrute al máximo”, afirmó.

___

Más de la cobertura de Deportes de AP en https://apnews.com/apf-Deportes

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.