AP NEWS
Related topics

Ataque a base aérea india; 4 agresores y 2 soldados muertos

January 2, 2016

PATHANKOT, India (AP) — Presuntos insurgentes se infiltraron el sábado en una base de la Fuerza Aérea India cerca de la frontera con Pakistán e intercambiaron disparos durante horas con las fuerzas de seguridad, dejando cuatro pistoleros y dos soldados muertos, informaron funcionarios e informes noticiosos.

Aunque no estaba claro quién lo organizó, el ataque fue visto como un posible intento de deshacer los avances recientes en las relaciones entre los archirrivales India y Pakistán. El ataque ocurrió apenas una semana después de la primera visita a Pakistán en 12 años de parte de un primer ministro indio.

El asalto a la base de la fuerza aérea Pathankot comenzó un par de horas antes del amanecer y al final de la mañana parecía que la violencia concluyó con la muerte de los hombres armados por las fuerzas indias. Sin embargo, dos horas más tarde, volvieron a oírse nuevos disparos en las instalaciones militares.

Alrededor del mediodía fue visto un helicóptero de la fuerza aérea disparando a una zona del interior de la base, una instalación importante a unos 430 kilómetros (267 millas) al norte de Nueva Delhi.

También se escucharon disparos procedentes del interior del recinto. No hubo más detalles sobre el incidente.

Para las 21:00 horas no se habían escuchado disparos en la base y sus alrededores durante más de tres horas.

El Ministerio de Defensa dijo que había habido informes de inteligencia sobre un probable ataque terrorista contra las instalaciones militares en Pathankot y que la fuerza aérea se había preparado para frustrar cualquier asalto.

Al menos cuatro atacantes ingresaron a la sección de dormitorios en la base de Pathankot, pero no pudieron entrar en la zona donde se encuentran los helicópteros de combate y otros equipos, dijo antes Rochelle D’Silva, portavoz de la Fuerza Aérea.

Los cuatro asaltantes fueron asesinados tras un tiroteo que duró horas y la policía inició una operación para despejar una zona más amplia de posibles atacantes, dijo antes el sábado la agencia de noticias india Press Trust citando fuentes policiales.

En India, muchos interpretaron el ataque como un intento para romper los avances en la relación de Nueva Delhi con Pakistán, su eterno rival. El incidente se produjo apenas una semana después de que el primer ministro indio, Narendra Modi, visitara Pakistán para reunirse con su homólogo Nawaz Sharif.

La visita fue considerada como un posible indicio de mejoría en las relaciones entre las potencias atómicas vecinas. Los dos jefes de gobierno también se entrevistaron en París durante las conversaciones para un nuevo acuerdo contra el cambio climático.

“Este tipo de ataques no son nada nuevo y generalmente han sido el resultado de la disputa entre India y Pakistán sobre Cachemira”, dijo Noor Ahmed Baba, politólogo de la Universidad Central en la capital de la Cachemira India, Srinagar.

La región de Cachemira, en el Himalaya, está dividida entre India y Pakistán, pero las dos naciones reclaman la totalidad del territorio.

Baba informó que en los dos países hay interesados en el fracaso del proceso de paz y que ambas partes deben ” mostrar madurez política y sagacidad para derrotar los intereses creados”.

Antes de la inesperada visita de Modi a Pakistán, asesores de seguridad nacional de ambos países se habían reunido en Tailandia para analizar temas como paz y seguridad, terrorismo, la disputada región de Cachemira y vías para mantener la paz en la frontera que comparten.

Está previsto que los secretarios de Estado de las dos Naciones se reúnan en Islamabad más tarde este mes.

Pathankot, en el estado de Punjab, está en la autopista que conecta Jammu y Cachemira, estados muy golpeados por la insurgencia, con el resto del país. También está muy cerca de la frontera entre India y su rival Pakistán.

La policía dice que sospecha que los pistoleros que entraron en la base aérea eran insurgentes, e investiga si procedían de la parte india de Cachemira o de Pakistán. Grupos rebeldes suelen llevar a cabo ataques rutinarios en la Cachemira india, donde desde 1989 se lucha para lograr la independencia o la integración con Pakistán.

India acusa a Pakistán de armar y entrenar a insurgentes en Cachemira, una acusación que Islamabad rechaza. Más de 68.000 personas han muerto por la violencia en la parte india de la región conflictiva.

En julio, hombres armados llevaron a cabo un ataque similar contra una comisaría de policía y un autobús cerca de Gurdaspur, una localidad fronteriza del estado indio de Punjab. Los tres atacantes mataron a cuatro policías y tres civiles antes de ser abatidos por las fuerzas de seguridad.

___

Los periodistas de The Associated Press Muneeza Naqvi, en Nueva Delhi, y Aijaz Hussain en Srinagar, India, contribuyeron a este despacho.

AP RADIO
Update hourly