Otra fenomenal temporada de Joey Votto resultó en vano para los Rojos de Cincinnati.

El primera base quedó segundo el año pasado en la votación por el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, apenas dos puntos detrás de Giancarlo Stanton. Fue titular en todos los 162 juegos de su equipo, el primer pelotero de los Rojos en hacerlo en un año sin huelga desde Pete Rose en 1975.

Pero la espiral negativa en Cincinnati persiste: 90 reveses por tercera campaña consecutiva, hundiéndose en el fondo de la División Central.

Con una alineación que repite casi intacta y los mismos lanzadores abridores, se persignan a otra temporada confiando en la consolidación de varios peloteros jóvenes para revertir la dinámica adversa.

"Algo que tengo en mente es que estamos llegando al punto que la gente se está cansando de esta racha", dijo Votto. "Creo que algo debe empezar a cambiar y entrar en una dirección distinta. Yo pondré de mi parte para ayudar en ese cambio".

LA MÁQUINA VOTTO

La verdad es que no se le puede pedir más a un jugador que se mantiene a un nivel fulgurante a sus 34 años. Viene de batear para .320 con 36 jonrones, 100 carreras impulsadas. Lideró las mayores con su promedio de embasado de .454, más de 12 puntos sobre su perseguidor inmediato, Mike Trout. También recibió la máxima cantidad de boletos con 134.

Decir que Votto tiene un pie y medio en el Salón de la Fama no es una exageración. Tampoco advertir que su talento no se está aprovechando.

No fue hace mucho que los Rojos estaban en lo alto. Entre 2010 y 2013, se clasificaron tres veces a los playoffs y ganaron dos veces el título de su división, pero nunca pudieron superar una serie de postemporada. Ello precipitó el despido del manager Dusty Baker y la salida de sus principales figuras, salvo Votto.

El astro canadiense firmó un contrato de 251,5 millones de dólares por 12 años en 2012, en medio del apogeo. Entonces el temor era que Votto no estaría a la altura de la inversión, pero lo que ha sido frustrante ha sido una reconstrucción que no termina de dar resultados favorables.

LO MALO Y LO BUENO

Ofensivamente, los Rojos no han desafinado. Rodeado por el tercera base venezolano Eugenio Suárez (26 cuadrangulares y 82 impulsadas) y el segunda base Scooter Gennett (27 jonrones y 97 remolcadas), el ataque liderado por Votto aumentó su producción de carreras por cuarto año seguido y quedó octavo en su circuito.

Pero sus lanzadores permitieron 869 carreras, la mayor cantidad en la Nacional. También concedieron la máxima cifra de jonrones y boletos.

El problema obedeció a las lesiones que dejaron fuera de combates a tres abridores, incluso antes de iniciar la campaña. Homer Bailey debió operarse el codo antes de iniciar la pretemporada, Anthony DeSclafani ni siquiera pudo soltar un solo pitcheo. Brandon Finnegan apenas pudo realizar cuatro apariciones por dolencias en la espalda y un dislocamiento del hombro.

En total, los tres principales abridores de los Rojos acumularon 22 aperturas, 18 por Bailey.

Las buenas noticias son que los tres, de momento, están sanos y dispuestos para iniciar el año. También cuentan con el derecho dominicano Luis Castillo, el cuarto abridor tras firmar una efectividad de 3.12 en 15 juegos la pasada temporada. En vez de añadir a un veterano, el gerente general Dick Williams optó que jóvenes lanzadores peleen por la quinta plaza.

“La estabilidad de contar con algunos de nuestros lanzadores con más experiencia es un factor que sin duda nos ayudará”, apuntó el manager Bryan Price.

El bullpen fue el único departamento en el que llegaron refuerzos, luego de liderar la Nacional en carreras y boletos. Ficharon a Jared Hughes y David Hernández para acompañar al cerrador cubano Raisel Iglesias, quien convirtió 28 de sus 30 oportunidades de rescate.

FUTURO

Dejaron partir a Zack Cozart en la agencia libre tras una campaña en la que el torpedero acudió al Juego de Estrellas, decidiendo darle el puesto al venezolano José Peraza. El receptor Devin Mesoraco, quien solo ha disputado 95 juegos en las últimas tres campañas, intenta otro regreso tras lesiones en la cadera y el hombro.

También repiten los jardineros Billy Hamilton, Scott Schebler y Adam Duvall. El primero fue segundo en las mayores con 59 robos, mientas que los dos últimos alcanzaron los 30 jonrones.

El tercera base Nick Senzel es uno de los prospectos más cotizados del béisbol, pero no está en los planes inmediatos al tratar que se desempeñe en el campocorto.

"Tenemos que mejorar colectivamente", dijo Votto, inamovible con un contrato por el cual cobrará 25 millones en cada una de las próximas seis temporadas. "Jugadores que necesitan mejorar, jugadores que necesitan madurar, jugadores que necesitan ser revelaciones. Necesitamos aportes de todas partes.... Me parece que potencialmente se ve una luz al final del túnel".

___

Siga a Eric Núñez en Twitter: http://twitter.com/EricNunezAP