MOSCÚ (AP) — Rusia arremetió el lunes contra los países de Occidente, a los que acusó de bloquear la ayuda de las Naciones Unidas para la reconstrucción de Siria y de tratar de evitar el regreso de refugiados.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, comentó luego de una reunión con su homólogo libanés Gibran Bassil, que la negativa de Estados Unidos a proporcionar ayuda para la reconstrucción de Siria después de siete años de enfrentamientos desalentaría a los sirios de regresar a sus hogares.

Rusia ha sido uno de los principales patrocinadores del presidente sirio Bashar al-Assad y ha ayudado a que sus fuerzas recuperen el control de gran parte del país. Ahora, Moscú pidió a las naciones occidentales _que respaldaban a la oposición_ ayudar en las labores de reconstrucción. Dijo que ello reduciría el flujo de refugiados y migrantes que llegan al oeste de Europa.

Tras su reunión con Bassil, Lavrov criticó a Estados Unidos y a sus aliados por hacer que la ayuda a Siria dependa de un proceso de transición política. También los acusó de presionar a la ONU para que se mantuviera al margen de las labores de reconstrucción en Siria.

Lavrov dijo que Moscú revisa la razón por la que la agencia cultural de la organización, la UNESCO, está demorando la reconstrucción de los sitios arqueológicos de fama mundial en la ciudad siria de Palmira. Agregó que la Secretaría General de la ONU ha prohibido cualquier participación en la reconstrucción de Siria debido a un acuerdo político pendiente.

El ministro manifestó que se opuso de forma rotunda a dicha medida durante una llamada telefónica con el secretario general de la ONU Antonio Guterres.

___

El periodista de The Associated Press Bassem Mroue en Beirut contribuyó a este despacho.