AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

Asume nuevo administrador del Canal de Panamá

September 5, 2019
Ricaurte Vásquez, el nuevo administrador del Canal de Panamá, sonríe mientras habla durante una ceremonia de juramentación en el Edificio de Administración del Canal de Panamá en la Ciudad de Panamá, jueves 5 de septiembre de 2019. (AP Foto / Arnulfo Franco)
Ricaurte Vásquez, el nuevo administrador del Canal de Panamá, sonríe mientras habla durante una ceremonia de juramentación en el Edificio de Administración del Canal de Panamá en la Ciudad de Panamá, jueves 5 de septiembre de 2019. (AP Foto / Arnulfo Franco)

PANAMÁ (AP) — El nuevo administrador del Canal de Panamá asumió el jueves en medio de la inquietud de que una prolongación del conflicto comercial entre Estados Unidos y China, dos usuarios cruciales de la vía interoceánica, pueda tener un impacto más fuerte en sus finanzas a largo plazo.

Llega a su vez con un desafío inmediato: buscar una solución a la creciente demanda de agua para consumo humano que está presionando las fuentes utilizadas para la operación de los barcos en el Canal.

Ricaurte Vásquez -un reconocido economista y ex subadministrador del Canal entre 2000 y 2004- dirigirá en los próximos siete años el que es considerado el motor de la economía de servicios del país centroamericano y paso estratégico para las exportaciones de Estados Unidos, Japón, China, Corea del Sur y Chile, entre otras naciones.

El exministro de Economía, de 66 años, sucede a Jorge Quijano, quien lideró la colosal ampliación del Canal para permitir el paso de barcos de mayor calado, una obra de más de 5.250 millones de dólares que permitió incrementar el tonelaje y los ingresos desde su puesta en vigor en junio de 2016. Panamá se hizo cargo de la administración plena del Canal desde fines de 1999, tras su traspaso por parte de Estados Unidos.

“A unos meses de cumplir 20 años de la transferencia del Canal a la administración panameña, enfrentamos un mundo diferente al de aquel momento; en lugar de globalización, hoy resurge el proteccionismo, las rutas de comercio se desplazan por rutas diferentes... las guerras por los mercados marcan lo cotidiano”, dijo Vásquez después de asumir.

“Esta nueva realidad global, en la cual el Canal está inmerso, exige una redefinición de nuestro negocio, pero esto no debe ser motivo de temor”, agregó.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China ya se siente en la vía. El gigante asiático cedió este año el segundo lugar como usuario a Japón y el Canal dejó de percibir alrededor de 30 millones de dólares a causa de ese conflicto, según Quijano.

“Es coyuntural, pero puede expandirse en cuanto al tiempo y a la alta agresividad. Nosotros no vemos a un presidente estadounidense cediendo y por el otro lado China tampoco está cediendo”, apuntó Quijano a The Associated Press antes de dejar la administración. “Eso puede tener un impacto sobre las finanzas del Canal a largo plazo”.

El administrador saliente dijo, empero, que se espera un cierre del año fiscal 2019 con un incremento aproximado de 5% en el tonelaje y aportes a las arcas del Estado “importantes”. El Canal cerró el año pasado con 442,1 millones de toneladas, un aumento de 9,5%, e ingresos totales por 3.172 millones de dólares (286 millones más que en 2017). Los aportes directos al Estado alcanzaron los 1.703 millones de dólares.

Aunque sus ingresos son pequeños en relación con el Producto Interno Bruto del país, de alrededor de 70.000 millones de dólares, se estima que la actividad que se genera alrededor del Canal representa más del 30% del PIB nacional, según los expertos.

El analista panameño José Isabel Blandón dijo a AP que los retos que esperan a Vásquez son tres, principalmente: “mantener los niveles de rentabilidad del Canal, diversificar los negocios que en él se hacen de manera que no sea sólo el negocio de pasar barcos, y conseguir nuevas fuentes de agua”.

El Canal se abastece de las aguas de los lagos Gatún y Alajuela, que a su vez generan el 60% del líquido que se consume en las ciudades de Panamá y Colón, al norte. Pero el crecimiento poblacional está disparando esa demanda. Además, las prolongadas sequías de los últimos años bajaron drásticamente los niveles de esos embalses empujando al Canal a restringir el calado de los buques.

“El principal asunto que nos puede pegar más pronto es el tema del agua”, opinó Quijano. “Me preocupa que el aumento del consumo del agua del Gatún y Alajuela comience a competir directamente con lo que es la operación del Canal”.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.