BARCELONA (AP) — Marco Asensio marcó un gol y facilitó otro y el Real Madrid venció el domingo al visitante Eibar por 3-0 para recuperar el tercer lugar en la liga española, que transitoriamente le había quitado el Atlético de Madrid con su triunfo previo, 1-0 en cancha del Celta de Vigo.

Fue apenas la segunda victoria de local pero cuarta seguida para los madridistas en el campeonato, que sigue liderando con firmeza el Barcelona, vencedor también el sábado, 2-0 sobre el colero Málaga.

Los azulgranas cuentan 25 puntos por 21 del escolta Valencia y 20 del Madrid, que abrió el marcador con un tanto en contra de Paulo Rodrigues a los 18 minutos, amplió por vía de Asensio a los 28 y cerró la cuenta por vía del brasileño Marcelo a los 82.

“Lo mejor fue el resultado. Hicimos un gran partido. La gente se olvida de lo difícil que es ganar en la mejor liga del mundo”, consideró Marcelo, quien salió de la banca.

Previamente, el acierto de Kevin Gameiro a los 28 minutos le valió al cuarto clasificado Atlético para imponerse fuera de casa al Celta y alcanzar los 19 puntos por la novena fecha.

“No fue nuestro mejor partido, pero la defensa es nuestra fuerza y hemos trabajado para tener ocasiones”, comentó Gameiro tras estrenar su cuenta goleadora en el torneo.

La pírrica victoria palió solo en parte el mal sabor de boca que dejó el equipo dirigido por el argentino Diego Simeone el pasado miércoles, cuando igualó 0-0 con el prácticamente desconocido Qarabag en la Liga de Campeones, su cuarto cotejo sin ganar en todas las competiciones.

“Hoy era un partido importantísimo, no podíamos fallar. Esta vez tuvimos la fortuna de marcar y luego supimos sufrir", valoró el central uruguayo Diego Godín.

Celta se mantiene por ahora décimo con 11 unidades.

“Construimos las situaciones más peligrosas, pero ellos se defienden bien y te definen el partido a balón parado”, analizó el mediocampista chileno, Pablo Hernández.

La jornada registró también la victoria del sorpresivo Leganés ante el Athletic de Bilbao por 1-0. Claudio Beauvue decantó la balanza con un bello gol a los 54 minutos y situó al equipo madrileño, invicto en las últimas cinco fechas, en el quinto puesto con 17 unidades. Los bilbaínos, en cambio, marchan undécimos con 11.

Villarreal goleó 4-0 a Las Palmas con tantos de Cédric Bakambu a los 48 minutos, Mario Gaspar (65), Ximo Navarro en contra (67) y Nicola Sansone en los descuentos. Fue la tercera victoria liguera seguida para el “Submarino Amarillo”, que subió al sexto lugar con 16 puntos. Las Palmas, en cambio, hilvanó su tercera derrota y quedó relegado a la zona de descenso.

El entrenador del Madrid Zinedine Zidane se declaró conforme con la victoria de su equipo.

“Faltó fluidez, no fue del todo perfecto, pero me quedo con que mantuvimos la portería a cero y con el tercer gol, que fue muy bonito. Era importante sumar los tres puntos”, valoró el francés.

Los merengues no desplegaron un gran juego ante un Eibar ordenado y fluido en posesión del balón, pero el talento de Isco Alarcón y Asensio bastó para desarticular la defensa visitante, lenta de reacción con los dos primeros goles del conjunto blanco.

El primero lo subió en contra el defensor Paulo con un desafortunado cabezazo cruzado a la salida de un tiro de esquina y venenosa comba de Asensio, autor del segundo tanto a pase de Isco, rematado a bote pronto para sorpresa del arquero.

Los visitantes hubieran podido encajar gol antes, cuando Isco se quedó solo ante Marco Dmitrovic, habilitado por Asensio, pero repelió el portero, que también contemplaría un cañonazo lejano de Carlos Casemiro al filo del descanso.

Joan Jordán fue el único incapaz de inquietar a Kiko Casilla en el periodo inicial, pero el meta madridista resolvió ambas situaciones con seguridad y el Eibar ya no molestó tras la reanudación, en que Dmitrovic se erigió como el mejor visitante, con dos buenas intervenciones ante Isco y Cristiano Ronaldo, negado en el mano a mano.

Poco pudo hacer el portero, en cambio, para impedir el tercer tanto en jugada coral del Madrid, finiquitada con tiro raso de Marcelo tras excelente devolución de Karim Benzema.

El Atlético aguardó agazapado su presa en Vigo y, tras un prometedor arranque del Celta con sendos disparos de Iago Aspas y un cabezazo de Sergi Gómez que despejó Jan Oblak, el equipo de Simeone dio un golpe de efecto con el gol de Gameiro.

Rapaz en el área chica, el ariete francés enganchó de volea un mal despeje aéreo de Gómez, incomodado por Stefan Savic tras un primer intento de remate de Godín en tiro de esquina.

La ventaja no animó el juego ofensivo del Atlético, y el Celta siguió gozando de la posesión, aunque evidenció una preocupante falta de pegada ante Oblak, el mejor rojiblanco en el primer tramo del campeonato.