WASHINGTON (AP) — El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro holandés, Mark Rutte, están de acuerdo en que Rusia sigue trabajando para desestabilizar Ucrania.

Además, la Casa Blanca señaló que ambos creen que Rusia debería enfrentarse a más sanciones. Obama ofreció sus condolencias a su homólogo holandés en una llamada de teléfono el jueves por el siniestro del Vuelo 17 de Malaysia Airlines en el este de Ucrania. La mayoría de las 298 personas a bordo eran ciudadanos holandeses.

En su conversación, los dos líderes reiteraron su compromiso con una investigación plena del accidente del 17 de julio y dijeron estar comprometidos con asegurarse de que todos los restos de las víctimas se encuentran y se envían a casa, señaló la Casa Blanca.

Además, se mostraron de acuerdo en que Rusia aún no ha cumplido las condiciones planteadas por los líderes de Estados Unidos y la Unión Europea, y evidentemente sigue armando y apoyando a los rebeldes ucranianos del este de Ucrania.