Villavicencio, Colombia (AP) — Las autoridades colombianas continuaron este jueves con las medidas de prevención destinadas a frenar la expansión del virus zika.

En la localidad de Villavicencio, a dos horas y media de Bogotá, se vivió una nueva jornada de fumigación y las brigadas sanitarias recorrieron viviendas, calles, centros de trabajo y colegios esparciendo un químico contra los mosquitos vectores del mal.

"En los quince días que llevamos en esta campaña hemos dictados conferencias sobre cómo prevenir el zika en decenas de colegios y se dictaron charlas a 40 personas sobre manipulación de alimentos", dijo a la AP Leonardo Gamboa, técnico en sanidad ambiental de la secretaria de salud del Departamento de Meta, en el centro del país.

Uno de los lugares fumigados con Pirilan fue la vivienda de Maria Oliva Cárdenas, de 48 años, afectada por zika. "Me enfermé hace unos días con síntomas como fiebre y dolor en el cuerpo pero ya me estoy recuperando,", dijo Cárdenas, dueña de un negocio de víveres.

Andy Johan Vergara, una joven de 17 años, embarazada de cinco meses, se manifestó preocupada.

"Empecé con los síntomas y me extrajeron sangre. Ahora me siento mejor pero estoy preocupada por los resultados de los análisis y el estado del bebe" dijo a Associated Press, en la localidad de Acacias, cercana a Villavicencio.

En Colombia el zika se ha extendido por 28 de los 32 departamentos.

El viceministro de Salud Felipe Ruiz confirmó que hasta la fecha han sido detectados más de 20.000 caso, casi la mitad de ellos en la Región Caribe.

Aclaró que las fumigaciones son una medida necesaria pero que no previene el zika, porque su efecto dura unas horas y solo elimina el mosquito adulto. Según el funcionario "la solución está en manos de las personas" y recomendó extremar la higiene y evitar que se acumulen aguas residuales en las inmediaciones del hogar, dijo a AP.

"Aquí lo que pasa es que la gente no tiene cultura ante la dimensión del problema y nuestro lema es prevenir la transmisión" explicó Leonardo Gamboa, técnico en sanidad de la Secretaria de salud del Meta, y encargado de la fumigación junto a otros 30 funcionarios.