ATENAS (AP) — El primer regreso de Grecia a los mercados de bonos desde el 2014 recaudó el martes 3.000 millones de euros (3.500 millones de dólares) gracias a inversionistas atraídos por los altos rendimientos, en un indicio alentador de que pronto el país ya no necesitará de la asistencia financiera extranjera.

El gobierno izquierdista anunció que la emisión de bonos de cinco años atrajo más del doble de la oferta disponible, con un rendimiento de 4,62%, señal de una mejor confianza de los inversionistas comparado con el 2014, cuando el rendimiento fue de 4,95%.

La emisión de bonos es un paso histórico en la crisis financiera de siete años que agobia a Grecia, ya que el país sólo podrá poner fin a su dependencia de paquetes de asistencia financiera si puede tomar dinero prestado directamente de los mercados internacionales, cuando concluya el programa de rescates en agosto de 2018.

El ministro de Hacienda, Euclid Tsakalotos, calificó el resultado de satisfactorio, y añadió que Grecia emitirá más bonos antes que concluya el programa de asistencia extranjera.

"Creo que lo importante es la cantidad y la calidad de los inversionistas que expresaron interés en esta emisión”, dijo el ministro. Un comunicado del gobierno aseveró que la mayoría de los compradores eran inversionistas institucionales y no especuladores ansiosos por obtener ganancias rápidas.

El gobierno del primer ministro, Alexis Tsipras, había depositado grandes esperanzas en la emisión de bonos, pues desea tener indicadores fidedignos de la mejoría económica. Si bien la proporción de la deuda en Grecia sigue siendo grave con 175% del PIB, el presupuesto ha mejorado y los expertos vaticinan un crecimiento económico más robusto.

Grecia perdió su acceso a los mercados internacionales en el 2010, cuando su calificación crediticia fue reducida pronunciadamente, al revelarse que muchos de sus datos sobre deudas eran inexactos.