GINEBRA (AP) — Diplomáticos de alto nivel de Irán, Rusia y Turquía se reunieron el martes con el enviado de Naciones Unidas para Siria con el objetivo de crear un comité que revise la constitución del país sacudido por la guerra civil desde hace siete años y medio.

Las conversaciones de Ginebra, auspiciadas por Staffan de Mistura, se producen en medio de la preocupación del enviado y de otros funcionarios de la ONU por la creciente batalla por la provincia norteña de Idlib, el último bastión rebelde del país y donde ahora viven unos tres millones de civiles.

Hossein Jaberi Ansari, el enviado especial del ministro de Exteriores de Irán, apuntó que el diálogo podría arrojar un “buen resultado”. Preguntado por si Teherán teme una posible catástrofe humanitaria en Idlib, respondió: "Nosotros también estamos preocupados. Estamos intentando evitarlo”.

A su llegada a la reunión, Alexander Lavrentiev, emisario del presidente ruso Vladimir Putin para Siria, declinó responder a la pregunta de si Moscú detendría sus ataques aéreos.

De Mistura mantuvo encuentros informales con los miembros de las tres delegaciones el lunes.

El diálogo se centrará en crear un comité constitucional bajo el gobierno sirio respaldado por Rusia e Irán. Moscú, Ankara y Teherán han estado trabajando juntos como “garantes” de una serie de conversaciones sobre el final de la guerra. Turquía recibió a 3,5 millones de refugiados procedentes del país vecino.

Los ataques aéreos registrados el lunes en las provincias de Idlib y Hama obligaron a algunos a abandonar sus casas, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo con sede en Gran Bretaña que monitorea el conflicto sirio.