WASHINGTON (AP) — Más drones podían sobrevolar poblaciones estadounidenses como resultado de un programa piloto del gobierno del presidente Donald Trump para aumentar el uso comercial y gubernamental de aparatos aéreos a control remoto.

El presidente dio su visto bueno el miércoles al firmar una orden que aumentaría la cantidad y complejidad de los vuelos de drones.

Un memorando presidencial otorgaría excepciones a las actuales regulaciones de seguridad para que se puedan realizar pruebas con drones.

Las poblaciones, estados y tribus escogidas para participar desarrollarían sus propios programas pilotos. No hay límites a la cantidad de poblaciones que pueden participar.

La Administración Federal de Aviación, FAA por sus siglas en inglés, supervisaría todos los programas. La agencia otorgaría exenciones, de ser necesarias, a las regulaciones que ahora restringen las operaciones. Algunos ejemplos de esto son prohibiciones a vuelos sobre personas, vuelos nocturnos y vuelos que van más allá de la vista del operador del dron.

Fabricantes y comerciantes de drones que quieren volar drones han abogado por regulaciones menos restrictivas. Trump habló sobre el asunto con líderes de la industria en junio, durante una reunión en la Casa Blanca.

En los últimos dos años, la FAA ha registrado más de un millón de drones, la mayoría pertenecientes a aficionados. Ahora hay más drones que aparatos aéreos registrados en Estados Unidos.

Restricciones de seguridad a vuelos de drones han limitado el uso de estos aparatos, y empresas estadounidenses de tecnología que procuran probar y vender drones comerciales lo han hecho en el extranjero. Por ejemplo, Project Wing, de Google, está probando drones en Australia, y Amazon está probando entrega de productos con drones en el Reino Unido.

___

Siga a Joan Lowy en http://www.twitter.com/AP_Joan_Lowy