MADRID (AP) — Más de 120 migrantes fueron rescatados el martes en aguas al norte de Libia mientras que otros 13, incluidas mujeres embarazadas y niños, murieron en una atestada balsa de plástico, informó un grupo de rescate español.

La organización española Proactiva Open Arms indicó que rescató a 121 hombres, 40 mujeres y seis niños de la balsa que flotaba a 24 kilómetros (15 millas) al norte del pueblo costero libio de Sabratha.

Se cree que las 13 personas cuyos cuerpos fueron encontrados en la embarcación murieron de asfixia, dijo Laura Lanuza, portavoz de Proactiva. Entre ellos estaba la madre de cuatro de los niños que sobrevivieron, agregó.

Por otra parte, un bote de la organización no gubernamental Save the Children llegó al sitio para ayudar a 90 migrantes que estaban en un bote proveniente de Libia, reportó la agencia de noticias italiana ANSA.

La guardia costera de Italia coordinó las dos operaciones de rescate.

Imágenes capturadas por un fotógrafo de noticias que viajaba con el grupo de Proactiva muestran cuerpos semidesnudos apilados en el fondo de la balsa en medio de chalecos salvavidas esparcidos.

No está claro de momento qué fue lo que causó las muertes, pero Lanuza dijo que el peligroso viaje a las costas europeas generalmente resulta fatal debido a una combinación de calor, falta de agua y privación de oxígeno en las balsas sobrepobladas.

Cerca de 84.000 migrantes llegaron a Italia por mar en la primera mitad del año, un aumento del 20% en comparación con el mismo periodo del año pasado, según la Organización Internacional para las Migraciones. Más de 2.200 han muerto en el intento de arribar a Europa a través del Mar Mediterráneo.

El Consejo Europeo extendió el martes la orden de su operación naval contra el tráfico de migrantes hasta finales de 2018. También amplió la operación al incluir monitoreo de tráfico ilegal de petróleo proveniente de Libia.

El consejo lanzó la llamada “Operación Sofía” hace dos años para interrumpir los canales de tráfico de migrantes, realizar rescates marítimos y frenar el flujo de migrantes desesperados que corren el riesgo de cruzar de Libia a Italia en botes inseguros.

__

La periodista de The Associated Press Frances D'Emilio en Roma contribuyó para este despacho.