DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — Una corte en Bahréin revocó el martes la ciudadanía de 115 personas en un juicio masivo por terrorismo y condenó a decenas a prisión en medio de una campaña de represión del disenso que ya lleva varios años.

El ministerio público dijo que el caso implicaba a una milicia poco conocida que identificó como las “Brigadas Zulfiqar”, cuyo arresto en masa las autoridades anunciaron en 2016.

Los fiscales dijeron que los acusados fabricaban y detonaban bombas, se entrenaban en el uso de armas y planeaban matar a agentes de policía en el reino, que ocupa una isla frente a la costa de Arabia Saudí en el Golfo Pérsico.

Según un comunicado de los fiscales, 53 fueron condenados a perpetua, otros a distintas penas y 23 fueron absueltos.

Las autoridades no respondieron de inmediato a pedidos de declaraciones.

Bahréin tiene unos 760 kilómetros cuadrados y 1,4 millones de habitantes, de los cuales la mitad son ciudadanos, en su mayoría chiítas. En la isla se encuentran también la base de la 5ta Flota estadounidense y una base naval británica.

La isla es gobernada desde 1783 por la familia sunita Al Khalifa. El rey Hamad, quien ascendió al trono en 1999, dio algunos pasos iniciales para pasar de una monarquía absoluta a una constitucional. Las primeras elecciones parlamentarias desde 1973 se realizaron en 2002.

Pero la mayoría chiíta acusó al gobierno de tratarlos como ciudadanos de segunda clase. En 2011, cuando las protestas de la Primavera Árabe se extendían por el Medio Oriente, los chiítas y activistas por la democracia empezaron a exigir libertades políticas y fueron reprimidos con ayuda de tropas emiratíes.

Últimamente las milicias chiítas han atacado a las fuerzas de seguridad. La recolección de noticias se ha vuelto más difícil, el gobierno se ha negado a acreditar a dos periodistas de la Associated Press y otros, y ha clausurado un diario independiente local.

___

Jon Gambrell está en www.twitter.com/jongambrellap y en http://apne.ws/2galNpz .