AP NEWS
Related topics

México: Ordenan libertad de sospechoso de pesca ilegal

September 21, 2018

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Un juez en México ordenó el viernes la liberación de un hombre acusado de pesca ilegal que pone en peligro a la marsopa más pequeña del mundo.

El arresto de Óscar Parra en septiembre había sido descrito como un avance en las labores para salvar de la extinción a la vaquita marina, de la cual quedan menos de 30 ejemplares. En lugar de eso, ha resultado ser una vergüenza.

La policía en el estado de Baja California argumentó que Parra era un lugarteniente del cártel de Sinaloa y que también estaba a cargo de la pesca del totoaba, un pez que vive en el Golfo de California alrededor del puerto de San Felipe. El golfo, también conocido como el Mar de Cortez, es el único lugar en donde viven las vaquitas.

Las vaquitas han sido diezmadas por las redes con las que se pesca totoaba, cuya vejiga natatoria es considerada un manjar en China y alcanza precios estratosféricos. Las totoabas también son una especie protegida y su pesca está prohibida. Sin embargo, los criminales equipados con lanchas veloces, y aparentemente aliados con bandas de narcotraficantes los pescan y venden sus vejigas.

El viernes, el Consejo de la Judicatura Federal dijo que un juez halló evidencia de que la policía no había dicho la verdad sobre cómo arrestaron al hombre. Parece que la policía contó dos versiones diferentes de lo sucedido, ninguna de las cuales era cierta.

En un primer comunicado de prensa fechado el 13 de septiembre, la policía estatal dijo que detuvo al sospechoso y dos guardaespaldas en dos vehículos en una autopista tras “una ardua labor de inteligencia de varios meses”.

Sin embargo, según el CJF, la policía dijo en documentos oficiales que llevaban a cabo patrullajes rutinarios en la autopista cuando vieron que una de las camionetas estaba descompuesta a un lado del camino con el capó abierto. Se detuvieron, vieron armas de fuego y drogas en el vehículo, y arrestaron a los hombres.

Pero el juez federal dijo que los parientes presentaron evidencia de que la policía estatal había sacado a Parra y a los otros dos a rastras de una casa tres horas antes, que lo golpearon y se lo llevaron a los vehículos.

“Se evidenció que las personas no fueron detenidas en los términos que relató la policía estatal”, dijo el CJF en un comunicado.

Aunque la policía de México realizaba de forma rutinaria cateos y detenciones sin una orden judicial, bajo los nuevos códigos criminales del país, si la policía no cuenta la verdad sobre cómo fue el arresto, éste es ilegal y los sospechosos pueden ser liberados.

AP RADIO
Update hourly