SAO PAULO (AP) — El Partido de los Trabajadores de Brasil nombró el sábado al encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como su candidato para las elecciones de octubre.

Al iniciar la convención nacional del partido en Sao Paulo, los delegados confirmaron entusiastamente a Lula, que se desempeñó dos períodos en la presidencia entre el 2003 y el 2010.

Lula ha estado en prisión desde marzo en cumplimiento de una sentencia por corrupción, pero niega haber actuado ilegalmente y se dice víctima de una persecución política.

El popular político encabeza las encuestas de intención de voto por amplio margen, pero miembros de la comisión electoral dicen que es muy probable que el tribunal electoral rechace su candidatura, y en ese caso no está claro quién lo reemplazaría.

No se espera que el partido nombre a su compañero de fórmula hasta el lunes.

En un mensaje grabado a la convención, Lula dijo que “los que me sentenciaron son los que están prisioneros de una mentira”.

“Brasil necesita restaurar su democracia, hallarse a sí mismo y ser feliz de nuevo”, dijo. “Pueden encerrarme, pueden silenciarme, pero mantendré mi fe en el pueblo brasileño”.

Después de que se aprobó su nominación, se leyó otro mensaje de él.

“Ellos ya derrocaron a una presidenta que fue elegida y ahora quieren vetar el derecho del pueblo a elegir al próximo presidente. Quieren inventar una democracia sin el pueblo”, dijo.

Otros candidatos criticaron al expresidente y su partido.

“Me duele, pero no espero nada de ellos ahora”, dijo Ciro Gomes, aspirante presidencial por el Partido Democrático del Trabajo, de centro-izquierda.

El conservador Geraldo Alckmin, nombrado el sábado como candidato del Partido Socialdemócrata, culpó a Lula y al Partido de los Trabajadores por el alto desempleo del país, de 13 millones de personas.

“Fueron las mentiras y el radicalismo los que crearon la cadena de acontecimientos que son el legado trágico del Partido de los Trabajadores”, dijo.

La presidenta de ese partido, Gleisi Hoffman, habló con los participantes en la convención tras conocerse que dos partidos izquierdistas menores respaldan a Lula.

“Trataron de excluir a Lula de la discusión política”, dijo. “No hay discusión política en Brasil sin Lula y el Partido de los Trabajadores”.

La centrista Marina Silva fue nominada por su partido Rede como candidata presidencial el sábado.

En tercer sitio en las encuestas, Silva se postulará a la presidencia por tercera ocasión. Pero esta vez su campaña no está tan estructurada como en oportunidades anteriores.

“Estamos aquí tal vez en una situación mucho más difícil, pero confiamos que en esta ocasión nuestra posición vencerá a las altas esferas políticas”, afirmó en la convención de su partido.