BALTIMORE (AP) — California Chrome, el ganador del Derby de Kentucky, no estaba muy interesado por llegar el lunes a la sede de su próxima carrera. Se negó a sacar la cabeza de la furgoneta que lo conducía.

Finalmente, después de muchos ruegos, California Chrome salió del vehículo, avanzando hacia atrás.

"No tengo idea de por qué no le gusta caminar hacia el frente", dijo Alan Sherman, asistente del entrenador.

Más vale que el caballo sí salga con decisión y hacia delante el sábado, cuando esté en el arrancadero. De ganar la carrera Preakness, California Chrome mantendrá vivas las posibilidades de conquistar la Triple Corona, algo que no se logra desde 1978, cuando Affirmed ganó las tres carreras más prestigiosas del hipismo estadounidense.

"Se siente estupendo tener un caballo de este calibre", dijo Sherman. "Es la primera vez que hemos tenido un caballo tan bueno, de modo que estamos disfrutando la experiencia".

Luego de llegar en un vuelo fletado desde Kentucky, California Chrome fue escoltado por la policía desde el Aeropuerto Internacional de Baltimore-Washington y accedió al fin a salir de la furgoneta. Luego, ingresó en la caballeriza 40, en los establos del hipódromo de Pimlico, la sede de Preakness.

La caballeriza 40 es el lugar al que llega el ganador del Derby de Kentucky. Arriba de ese espacio, está inscrita una lista con los nombres de algunos caballos colocados ahí, incluidos Secretariat y Seattle Slew.

"Yo miraba la lista de los caballos que han estado ahí. Es increíble", dijo Sherman.

Cuando se le preguntó qué sentía al ver el nombre de California Chrome añadido a la lista, Sherman dijo, "eso sería maravilloso".

Un triunfo en Preakness contribuiría enormemente a que eso sucediera.