LONDRES (AP) — La gestión de Gianni Infantino como presidente de la FIFA recibió nuevas críticas el miércoles, cuando dos ex funcionarios del organismo la emprendieron contra el comportamiento del dirigente.

El profesor de derecho de la New York University, Joseph Weiler, indicó que presentó una querella de ética ante la FIFA por la supuesta interferencia indebida de Infantino con el trabajo que desempeñó con el comité de gobierno en el que trabajó hasta mayo pasado.

Weiler renunció al cargo en la FIFA después del repentino despido del director del comité, Miguel Maduro, quien declaró el miércoles ante el parlamento británico sobre la presión que recibió de parte de Infantino en un aparente intento por influir en sus decisiones.

Maduro indicó que desde la FIFA le advirtieron que vetar al viceprimer ministro ruso Vitaly Mutko del consejo gobernante del fútbol sería un “desastre” para la Copa del Mundo de 2018 en ese país, y que pondría en riesgo la presidencia de Infantino.

De todas formas, Maduro tomó la decisión más importante de su etapa en el cargo, al prohibir que Mutko se postulara para la reelección al Consejo de la FIFA bajo el argumento de que sería un caso de interferencia política. Mutko también preside el comité organizador del Mundial.

“Con la excepción de ese caso en general, el presidente no trató de influir sobre nuestras decisiones”, dijo Maduro a la comisión de deportes de la Cámara de los Comunes. “Me transmitía en ocasiones que esas decisiones no serían aceptadas de buen grado en caso de que hubiese un intento de influir sobre esa decisión”.

Esa decisión fue en marzo, justo cuando Rusia se aprestaba a ser sede de la Copa Confederaciones que sirve como antesala al Mundial, e Infantino se reunió con Mutko y el presidente ruso Vladimir Putin.

“(Infantino) expresó una inquietud acerca del impacto de la decisión (de vedar a Mutko) de la Copa del Mundo”, dijo Maduro. “Lo dijo muy claramente”.

La secretaria general de la FIFA Fatma Samoura fue aún más lejos, dijo Maduro.

“La secretaria general me dijo con mucha claridad que era sumamente problemático”, aseguró. “Más aún, dijo que debíamos de encontrar una solución para declarar que el señor Mutko estaba habilitado porque de otro modo la presidencia misma estaría en tela de juicio, la Copa del Mundo sería un desastre, era su opinión, y la continuidad del señor Infantino en la presidencia también estaría en entredicho”.

La presencia de Mutko en la jerarquía de la FIFA también quedó bajo investigación al quedar implicado de manera directa en el escándalo de dopaje patrocinado por el estado ruso.

Según Maduro, Infantino cree que “no hay pruebas” de que Mutko estuvo implicado en el escándalo de dopaje.

Seis horas después, la FIFA refutó el testimonio de Maduro, aunque no dijo específicamente qué parte era incorrecta.

“Era normal que como parte de sus funciones, Miguel Maduro estuviese en contacto con los administradores de la FIFA, a veces por su iniciativa y otras para ser asesorado”, señaló el organismo en un comunicado. “Que haya discusiones entre la administración y los comités de la FIFA, y a fin de cuentas todos defienden los intereses de la FIFA, es lógico y hasta conveniente, así es que es incorrecto que estas conversaciones sean presentadas como una influencia indebida”.

Weiler confirmó por correo electrónico a The Associated Press que presentó una querella de ética ante la FIFA contra Infantino, quien prometió limpiar la administración del organismo después de suceder en el cargo en febrero de 2015 a Joseph Blatter, involucrado en un sinnúmero de escándalos de corrupción.

La FIFA dijo que su comité de ética “no comentará sobre ningún caso ni dirá si hay o no investigaciones abiertas sobre supuestos casos de ética”. En junio, la FIFA anunció que “no hay casos preliminares ni investigaciones relacionadas con el presidente de la FIFA”.

En la audiencia en el parlamento, el presidente de la comisión, Damian Collins reveló correspondencia de la FIFA que prohibía al investigador despedido Cornel Borbely responder a preguntas de los legisladores. Samoura escribió a Collins que que Borbely no puede comparecer ante la comisión porque sigue sujeto al código de ética de la FIFA y la ley civil y penal suiza.

___

Rob Harris está en www.twitter.com/RobHarris

www.facebook.com/RobHarrisReports