BRUSELAS (AP) — Las autoridades holandesas sabían en noviembre que había huevos contaminados con insecticidas en sus mercados y no le avisaron a los otros países europeos, declaró el miércoles el ministro belga de agricultura.

Docenas de empresas en Bélgica y Holanda están siendo investigadas por sospechas de que sus huevos estaban contaminados con Fipronil, un insecticida tóxico para los humanos aunque hasta ahora no hay reportes de que alguien se haya enfermado.

Millones de huevos han sido retirados de mercados en Bélgica, Holanda y Alemania, y las autoridades han emitido advertencias en Gran Bretaña, Francia, Suecia y Suiza.

Al parecer el insecticida se infiltró en la cadena alimenticia al ser aplicado inapropiadamente a un producto que se usa para evitar que la carne de aves sufra de piojos y garrapatas. Se ha iniciado una investigación en Bélgica y Holanda.

Bélgica informó el 20 de julio que había detectado el insecticida en algunos huevos. Pero el ministro de Agricultura belga Denis Ducarme dijo que la agencia de seguridad alimenticia de Bélgica posee documentos “que revelan la presencia de Fipronil en huevos holandeses incluso a fines de noviembre del 2016".

Ducarme dijo a legisladores belgas que “esto causó consternación, al no haber una comunicación oficial desde Holanda”.

Añadió que le escribió al respecto a su contraparte holandés, y que también habló con el comisionado de agricultura de la Comisión Europea “que al parecer ya tenía esta información”.

"Si esa información hubiera sido compartida con las agencias apropiadas de los demás países, se hubiera aumentado la vigilancia sobre el Fipronil", dijo Ducarme, sugiriendo que el escándalo de los huevos contaminados pudo haber sido evitado.

La agencia de seguridad alimenticia de Holanda no ofreció de inmediato una respuesta a las denuncias belgas. Un portavoz de la Comisión Europea dijo que esa entidad “le hará seguimiento” a las denuncias.

Carsten Reymann, portavoz del Ministerio de Agricultura de Alemania, dijo que no podía comentar en torno a la denuncia de que Holanda sabía en noviembre pasado de los huevos contaminados.

"Aquí lo que se necesita es transparencia total. Tenemos que saber cuándo y dónde se usó esta sustancia, y qué ocurrió con los huevos que se produjeron”, dijo Reymann.

___

Contribuyeron a esta nota los corresponsales Mike Corder en La Haya y Frank Jordans en Berlín.