ATLANTA (AP) — Kyrie Irving aprecia lo que llama "la inocencia del juego" en la seguidilla de 15 victorias consecutivas de Boston.

En su primera temporada en los Celtics tras su mudanza desde Cleveland, Irving disfruta de un gran arranque porque siente todo como nuevo.

"La mayoría de nosotros nunca ha tenido una racha ganadora como esta”, dijo. "No sé ni si sabemos prestar atención a todo lo que está sucediendo en términos de emoción. Creo que nos tomamos cada partido como un desafío”.

Irving logró 30 puntos y Jaylen Brown fijó un récord personal con 27 y Boston derrotó el sábado por 110-99 a los Hawks de Atlanta.

Con una foja de 15-2, Boston marca el paso en la NBA y empató su mejor inicio de campaña en la historia tras 17 partidos. La racha de triunfos del equipo es la quinta más larga, cuatro abajo de su marca histórica de 2008-2009.

Dennis Schroder anotó 23 tantos y Kent Bazemore aportó 19 para Atlanta. Los Hawks tienen el peor registro en la Conferencia Este, 3-13. Tuvieron un buen desempeño tras su victoria por 46 unidades sobre Sacramento hace dos noches, la de mayor diferencia en su historia.

"Sigo sintiendo que podemos hacer que ocurran grandes cosas esta temporada”, señaló Schroder. "Solo tenemos que estar juntos como equipo”.

Los Celtics superaron una desventaja de 16 puntos y se pusieron arriba en el marcador por primera vez con un triple de Brown a la mitad del tercer periodo. La victoria fue la cuarta que Boston logra en esta racha después de remontar una desventaja de al menos 16 puntos.

Esta ha sido una semana dura para Brown, de 21 años, cuyo mejor amigo Trevin Steede falleció esta semana en Atlanta. Brown y Steede fueron juntos a la Escuela Secundaria Wheeler en Marietta. Brown habló en público sobre Steede hace un par de días, pero tras la victoria ante los Hawks evitó realizar declaraciones.

"No está solo", señaló Irving. "Ese es el espíritu en su forma más pura. (Brown) puede no decir mucho, pero sabe que todos estamos aquí para él”.

Irving, que juega con una máscara protectora tras sufrir una pequeña fractura en la cara, terminó el partido con una bandeja con la derecha que deleitó a unos cuantos miles de seguidores de Boston, que le respondieron con cánticos de "¡MVP! ¿MVP!" en el último parcial.

Por los Celtics, el dominicano Al Horford consiguió siete puntos y repartió seis asistencias. Acertó tres de 11 lanzamientos de campo, uno de ellos triple.