KATMANDÚ, Nepal (AP) — Solo tres hombres han ascendido a la cima del mundo en 21 ocasiones, todos ellos guías de montaña que se criaron a la sombra del Everest. Dos de esos afamados sherpas se han retirado. Pero la intención de Kami Rita, de 48 años, es seguir haciendo cumbre en los próximos años.

"Mi objetivo es alcanzar la cumbre del Everest al menos 25 veces", dijo a The Associated Press en la capital nepalí, Katmandú, poco antes de regresar a la montaña para el ascenso con el espera batir la marca. "Quiero fijar un nuevo record no solo para mí sino para mi familia, para los sherpas y para mi país, Nepal”.

Para Rita, su profesión es una tradición familiar.

Su padre fue uno de los primeros guías profesionales cuando Nepal abrió sus puertas a excursionistas y montañeros extranjeros en 1950. Su hermano ha escalado el Everest 17 veces. La mayoría de sus parientes hombres han subido a la cima el menos una vez.

Decidió convertirse en guía cuando era un niño. "En mi infancia en la aldea, envidiaba la buena ropa y las cosas que traía la gente del pueblo de las expediciones”, señaló.

La primera vez que escaló los 8.850 metros (29.035 pies) del Everest tenía 24 años, y desde entonces ha subido casi cada año. Además coronó muchos de los otros picos de la región, incluyendo K-2, Cho-Oyu, Manaslu y Lhotse. Durante el otoño, guía a sus clientes a picos más bajos del país.

Como guía experimentado, gana alrededor de 10.000 dólares por cada ascenso al Everest, una cantidad enorme en un país donde la mayoría ganan unos 700 dólares anuales.

La vida de muchas familias sherpa cambió desde 1950. Como pastores y comerciantes de yaks que vivían en las faldas del Himalaya, los sherpas conocían las montañas y la resistencia acumulada tras años caminando por sendas a gran altura los convirtieron en los guías ideales para la zona.

Los otros dos sherpas que comparten record con Rita son Apa, que se identifica solo por su nombre, de 58 años y que se retiró en 2011 para trasladarse a Utah, y Phurba Tashi, de 47, que dejó de hacer escalada de gran altura en 2013 pero sigue trabajando en el campo base del Everest ayudando a organizar las expediciones.