CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El huracán Kenneth se convirtió el lunes en una poderosa tormenta de Categoría 4, pero después perdió fuerza mientras se adentraba en el océano Pacífico, lejos de la costa de México.

Kenneth no representa amenaza para tierra, pero los vestigios de la tormenta tropical Harvey que permanecen en el Mar del Caribe continúan amenazando con inundar algunas partes de América Central.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que Kenneth se había debilitado a Categoría 3 para el lunes por la tarde, con vientos máximos sostenidos de 195 kilómetros por hora (120 millas por hora).

El vórtice se ubicaba a unos 2.310 kilómetros (1.435 millas) al oeste de Baja California Sur, México. Se desplazaba hacia el oeste-noroeste a 15 kph (9 mph) en mar abierto.

En tanto, los vestigios de la tormenta tropical Harvey se desplazaban por el litoral norte de Honduras hacia Belice y la Península de Yucatán, adonde se prevé llegue el martes por la mañana. Los meteorólogos dijeron que podría recuperar fuera de tormenta tropical una vez que se moviera hacia la parte baja del Golfo de México para el miércoles.