CARDIFF, Gales (AP) — Anthony Joshua requirió 10 rounds para vencer a un resistente Carlos Takam el sábado y retuvo sus títulos mundiales de peso completo de la AMB y la FIB ante cerca de 75.000 aficionados en Cardiff.

El réferi detuvo el combate luego que Joshua conectó a Takam con una combinación de gancho y uppercut y avanzaba para lanzar más golpes. El francés sacudió la cabeza a manera de indignación y muchos fanáticos abuchearon la decisión.

Al final de un combate que resultó cómodo para Joshua, durante el cual pudo haber sufrido una fractura de nariz en un choque de cabezas en el segundo asalto, el británico sumó su 20ma victoria seguida que muy probablemente lo acerca a una pelea de unificación en 2018 ya sea con el campeón de la OMB, Joseph Parker, o del CMB, Deontay Wilder.

Takam peleaba después de una notificación de 12 días _en reemplazo del lesionado Kubrat Pulev_ y estuvo a la altura de su reputación como un duro rival, absorbiendo potentes impactos de Joshua y convirtiéndose en un blanco evasivo con buenos movimientos.

Takam recibió un conteo de ocho en el cuarto round después de caer por un gancho de izquierda de Joshua, y se mantuvo en la pelea con un corte sobre el ojo derecho que requirió atención médica en un par de veces.

"Trataba de acabarlo round por round", declaró Joshua. "Desafortunadamente, el réferi lo detuvo. Pienso que le gente quería ver a Takam inconsciente en la lona. A eso es a lo que yo trataba de llegar. Yo no tengo control sobre la decisión del réferi".

Takam (35-4-1) fue vitoreado por el público al final de la pelea en el Principality Stadium, la arena deportiva nacional de Gales.

"No sé por qué el réferi detuvo el combate", comentó el perdedor.

___

Steve Douglas está en Twitter como www.twitter.com/sdouglas80