ANAHEIM, California, EE.UU. (AP) — Las autoridades recibieron permiso para desalojar a cientos de indigentes que se habían asentado en una gran área del Sur de California y los transferirán a cuartos de motel, según un acuerdo logrado el martes entre funcionarios del condado de Orange y abogados que presentaron una demanda para proteger los derechos de las personas que vivían en tiendas de campaña al lado de un río.

El juez federal de distrito David O. Carter canceló un sobreseimiento que evitaba que el condado realizara arrestos en las inmediaciones del cauce del río Santa Ana, tras instalar una "corte" improvisada con una mesa y sillas en el estacionamiento del coliseo Honda Center, donde juega el equipo de hockey de los Ducks de Anaheim.

La gente será desalojada de donde estaban asentados, en una franja de unos tres kilómetros (dos millas) al lado del cauce, para llevarlos a moteles y otros refugios como parte del acuerdo, medida que está siendo seguida por activistas que están buscando soluciones para la problemática de los indigentes.

El acuerdo ocurrió luego de que activistas presentaron una demanda para proteger los derechos de los desamparados, que dijeron que ellos fueron a dar allí debido a los operativos policiales contra la vagancia en ciudades aledañas.

El condado debe de realizar evaluaciones clínicas de participantes de los participantes y darles alimentos y un lugar donde puedan guardar sus pertenencias. Los participantes deben de aceptar reunirse semanalmente con una trabajadora social y acatar las regulaciones de los moteles.

La zona de indigentes creció en los últimos años cerca del estadio de béisbol de los Angelinos de Los Ángeles de Anaheim, a la vez que los precios de las viviendas se dispararon. Muchas personas dijeron que ellos fueron obligados a concentrarse en ese lugar luego que la policía los comenzó a multar por caminar en los parques o veredas. La semana pasada, el juez, conocido por su estilo poco convencional, llevó a abogados por un recorrido de cuatro horas del campamento sucio.

Los desalojados llegaron a vivir en las calles por diferentes razones. Algunos dijeron que no ganaban suficiente dinero como para pagar la renta. Otros dijeron tener problemas de drogadicción.