MOSCÚ (AP) — La subdirectora de la principal radioemisora de Rusia fue apuñalada por un desconocido que el lunes irrumpió en los estudios, en el más reciente ataque contra periodistas en el país.

El agresor irrumpió en los estudios de Ekho Moskvy, conocida como la única radio independiente del país, y apuñaló a Tatyana Felgenhauer en la garganta, informó el director de la emisora, Alexei Venediktov.

El hombre roció gas en la cara del guardia de seguridad en la planta baja del edificio y subió al piso 14 donde están los estudios de la emisora.

“El individuo vino aquí a propósito, sabía lo que estaba haciendo”, dijo Venediktov a reporteros.

Felgenhauer, de 32 años, fue llevada a un hospital. Los médicos la operaron y le indujeron un coma mientras deciden cómo proceder.

El atacante, tras ser arrestado, dijo a los detectives que había estado “en contacto telepático con Felgenhauer" los últimos cinco años y tenía un pleito personal con ella.

El Comité Investigador, la agencia policial a cargo de investigar crímenes importantes, identificó al atacante como Boris Grits, de 48 años. Afirmó que Grits, tiene doble nacionalidad rusa-israelí, se fue a Israel en el 2003 y regresó a Moscú hace un mes.

El individuo permanecerá detenido y será sometido a exámenes psiquiátricos, señaló.

En un breve video de su interrogatorio, divulgado por la policía de Moscú, el hombre dijo que la periodista “me estaba acechando”.

Aunque Ekho Moskvy es en mayoría propiedad del departamento mediático de la empresa estatal de gas Gazprom, sus programas tienden a ser críticos del gobierno. Las críticas han irritado a muchos en el gobierno, y sus conductores y periodistas ya reportaron amenazas de muerte antes.

Otra popular presentadora de la misma cadena, Yulia Latynina, huyó de Rusia en septiembre luego que su automóvil fue quemado por desconocidos.

El portavoz de la fiscalía general tildó el ataque de “inaceptable” y anunció una investigación al respecto.

Hace dos semanas la televisora estatal Rossiya 24 denunció que Ekho Moskvy era “un brazo del Departamento de Estado de Estados Unidos” que recibe dinero a cambio de “desestabilizar a la sociedad” antes de las elecciones presidenciales rusas en marzo.

El columnista Oleg Kashin, quien sobrevivió un atentado en el 2010, dijo a la televisora Dozhd que “la sangre de Felgenhauer está en las manos de la gente de Rossiya 24”.

Dmitry Muratov, director del diario Novaya Gazeta, dijo que la ausencia de investigaciones serias por parte de las autoridades ha alentado los ataques y amenazas contra periodistas, activistas y líderes opositores.

El Consejo de Europa, la principal agencia de derechos humanos del continente, se declaró asombrado por el ataque y pidió que el episodio sea “rápida y exhaustivamente investigado”.

___

Vladimir Isachenkov contribuyó a esta nota desde Moscú.