AP NEWS
Related topics

Torre de Moscú: Sueño imposible de Trump... y problemático

November 30, 2018
Donald Trump (izq) inspecciona una posible sede para una torre con su nombre en Moscú el 5 de noviembre de 1996. El proyecto no prosperó pero lo revivió varias veces sin éxito, incluso mientras hacía campaña para la presidencia de EEUU, según confesó su abogado Michael Cohen. (AP Photo/Igor Tabakov, File)

WASHINGTON (AP) — La construcción de una torre en Moscú es un sueño que tiene Donald Trump desde hace décadas, un proyecto que revivió periódicamente y que nunca prosperó. La gestión más reciente coincidió con su campaña presidencial.

Esa última gestión fue la que hizo que el abogado de Trump Michael Cohen se declarase culpable de mentirle al Congreso en torno a detalles de las negociaciones, incluido el hecho de que las conversaciones continuaron durante la campaña presidencial, hasta junio del 2016. La admisión de culpabilidad la hizo ante el fiscal especial que investiga la posible intromisión de Rusia en la campaña.

Trump cuestionó la sucesión de eventos que hizo Cohen al hablar con periodistas el jueves y dijo que su antiguo abogado simplemente les estaba diciendo a los fiscales lo que quieren escuchar para salvar su pellejo. Aseguró que suspendió el proyecto de Moscú porque quería enfocarse en su candidatura presidencial.

Trump trabaja en la construcción de una torre en Moscú desde 1996, en que visitó la capital rusa para explorar sitios donde llevar a cabo el proyecto.

La iniciativa no prosperó, así como tampoco un proyecto de reconstruir el dilapidado Hotel Moskva junto al Kremlin. Trump, no obstante, planteó la posibilidad de construir una “torre residencial súper-lujosa” que llevaría su nombre en uno de los sitios que visitó durante una estadía de tres días.

“Lo de Moscú va a ser enorme”, declaró Trump a la revista Playboy en una entrevista en 1997.

Trump revivió la idea en el 2013, durante una visita a Moscú como propietario del concurso Miss Universo. Posteriormente dijo que habló del proyecto con Aras y Emin Agalarov, padre e hijo abocados a la industria de la construcción que eran allegados al presidente ruso Vladimir Putin. Trump habría inspeccionado unos terrenos, pero al final no pasó nada.

En octubre del 2015 se reflotó nuevamente la idea, cuando el empresario Andrey Rozov, firmó una declaración de intenciones enviada por Cohen para comenzar la construcción de una Trump World Tower que incluiría 250 condominios de lujo, al menos 15 pisos con habitaciones de hotel, espacio para oficinas y negocios, así como un gimnasio y un spa de Ivanka Trump.

Era un negocio potencialmente lucrativo para la empresa de Trump, que hubiera cobrado una comisión inicial de 4 millones de dólares y tendría participación en una cantidad de cosas, desde comidas y banquetes hasta el spa. Además cobraría otros 5 millones de dólares por los primero 100 millones de dólares que generase la venta de condominios.

La carta firmada por Rozov fue entregada a un allegado de Trump, Felix Sater, para que se la llevase a Cohen.

Sater le envió a Cohen un correo electrónico en el que expresaba optimismo. “Saquemos esto adelante y construyamos una (torre con el nombre de) Trump en Moscú. Y posiblemente arreglemos las relaciones entre los países al demostrarle a todos que el comercio y los negocios son algo mucho mejor y más práctico que la política”.

Donald Trump hijo y su hermana Ivanka recibieron copias de los correos electrónicos a fines del 2015, según una persona allegada a la Trump Organization. En una carta, Ivanka Trump incluso propuso un arquitecto para el edificio, de acuerdo con el informante, quien hizo notar que la Trump Organization entregó las cartas a comisiones legislativas. El informante, que no está autorizado a hablar del tema y por ello pidió no ser identificado, dijo que la cadena de cartas relacionadas con el proyecto se corta en enero del 2016.

Igual que en otras ocasiones, la iniciativa se frustró. Según el testimonio de Cohen en el 2017 y lo que dijo al admitir su culpabilidad, las negociaciones con Rozov se estancaron y los dos allegados a Trump contactaron a colaboradores de Putin para ver si podían hacer algo. No recibieron respuesta y el proyecto se desvaneció, según dijo Cohen a investigadores legislativos.

Pero la nueva versión de Cohen, sin embargo, indica que el proyecto seguía vivo en junio del 2016, cuando Trump ya había ganado la nominación republicana y se preparaba para hacer frente a Hillary Clinton. Cohen aseguró que mantuvo informado a Trump sobre el asunto y también a “familiares suyos de la empresa”

Al abogado de Trump dijo que contactos rusos le dijeron en mayo del 2016 que querían reunirse con él a mediados de julio en San Petersburgo y “tal vez presentarle” a Putin o al primer ministro ruso Dmitry Medvedev.

BuzzFeed News dijo el jueves que la empresa de Trump consideró la posibilidad de darle el penthouse de la torre a Putin para aumentar el interés en los departamentos.

Sater y Cohen siguieron escribiéndose sobre el proyecto hasta junio del 2016, la época en que tuvo lugar una reunión en la Trump Tower de Nueva York entre Don Jr., el yerno de Trump Jared Kushner, el director de su campaña presidencial Paul Manafort y varios rusos, supuestamente para hablar de información comprometedora sobre Hillary Clinton.

El 14 de junio Cohen se reunió con Sater en al lobby de la torre y le dijo que el viaje a San Petersburgo había sido suspendido.

Trump dijo el jueves que mantuvo viva la negociación de la torre de Moscú porque ”había buenas posibilidades de que no ganase” las elecciones presidenciales. “En cuyo caso hubiera vuelto a mis negocios. ¿Por qué debería dejar pasar oportunidades?”.

__

El reportero de la Associated Press Chad Day colaboró en este despacho desde Washington.

AP RADIO
Update hourly