RAQQA, Siria (AP) — Combatientes sirios respaldados por Estados Unidos tomaron casi la mitad de la ciudad de Raqqa, controlada por Estado Islámico, pero la ofensiva por la ciudad del norte de Siria se ha ralentizado por la gran cantidad de explosivos colocada por el grupo extremista, dijeron el jueves una portavoz de la fuerza opositora y un grupo que monitorea el conflicto.

La operación para recuperar Raqqa, encabezada por la coalición curda Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), comenzó 6 de junio e incluye la cobertura de los ataques aéreos de la coalición liderada por Washington. Desde entonces, realizaron constantes avances desde los extremos este y oeste, llegando hasta el centro histórico amurallado.

La captura de Raqqa, la capital del autoproclamado califato del grupo Estado Islámico, sería un gran revés para los radicales, que a principios de mes fueron expulsados de Mosul, Irak. Pero, a pesar de los progresos, la liberación de la ciudad está todavía lejos.

El ritmo de las operaciones se redujo por las enormes cantidades de explosivos colocadas por los insurgentes, explicó Nisreen Abdullah, de las Unidades Femeninas de Protección o YPJ, a The Associated Press. A medida que se ven más acorralados, incrementan sus ataques suicidas contra las FDS, apuntó.

"Raqqa se ha convertido en una ciudad plagada de trampas y esto muestra su (de EI) debilidad”, dijo Abdullah. "También están usando a civiles como escudos humanos y esto ralentiza también la ofensiva”.

Los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias, coalición en la que están integradas las YPJ, controlan ahora el 45% de Raqqa, agregó la vocera señalando que desde el inicio de la operación se tomaron por completo ocho vecindarios.

Por su parte, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo con sede en Gran Bretaña que monitorea el conflicto sirio, dijo que las FDS controlan la mitad de la ciudad.

Los ataques en la ciudad se han cobrado muchas vidas civiles entre las decenas de miles que siguen atrapados en zonas controladas por EI.

De acuerdo con el Observatorio, 29 personas, incluyendo ocho menos, murieron en ataques aéreos sobre la ciudad el miércoles. El gripo Raqqa is Being Slaughtered Silently, operado por activistas, elevó el número de fallecidos a 36, con más de 50 heridos.

Los reportes no pudieron ser confirmados de forma independiente.