SAO PAULO (AP) — Brasil subastó el viernes los derechos para la exploración petrolera en aguas profundas, luego que una decisión judicial amenazó con suspender la medida.

Es la primera vez que el país da a compañías privadas y extranjeras la oportunidad de operar por su cuenta yacimientos presalinos (bajo estratos de sal), parte de las gestiones del presidente Michel Temer para incrementar la privatización y atraer más inversión extranjera. Previamente, la estatal Petrobras debía tener al menos 30% de participación.

Temer argumenta que la privatización ayudará a reducir los gastos del Estado brasileño y modernizará al país, dando impulso al crecimiento después de que el país salió apenas este año de su recesión más profunda en décadas. Los críticos dicen que Temer está erosionando los bienes nacionales y vendiéndolos a entidades extranjeras a cambio de muy poco.

Un juez suspendió la subasta el jueves por la noche, pero la oficina de prensa del abogado general dijo que ganó la apelación el viernes. Al final, la subasta comenzó unas dos horas después la hora en la que estaba programada para empezar.

Petrobras encabezó consorcios que ganaron tres de los bloques en oferta, mientras que Shell lideró dos y forma parte de una de las licitaciones ganadas por la petrolera brasileña. La noruega Statoil también aseguró un bloque, en un consorcio que incluye a Exxon Mobil. BP y Total también participaron en pujas ganadoras. No hubo ofertas para los dos bloques restantes.

Decio Oddone, director general de la Agencia Nacional de Petróleo de Brasil, dijo a la prensa después de la subasta que los resultados "superaron con creces nuestras expectativas".

“Fue bueno para el gobierno. El gobierno logró atraer mucho interés de compañías extranjeras”, dijo Felipe Maciel, jefe de redacción de E&P Brasil, un servicio noticioso para el sector del petróleo y el gas.

Temer ha dicho que las nuevas normas harían que la primera subasta de su tipo en varios años fuese un “momento histórico”. El viernes dijo que el sector generará 500.000 empleos nuevos en los años por venir.

“Esto significa más innovación y desarrollo para las regiones que se benefician directamente y, naturalmente, para todo el país”, afirmó en un comunicado, y añadió que los ingresos recaudados por el gobierno federal serán gastados en educación y salud.

Petrobras, que se está restructurando tras un conocido escándalo de corrupción, respaldó el cambio hacia la privatización.

Sin embargo, el Partido de los Trabajadores ha disputado el cambio y respaldó una solicitud para suspender la licitación. El PT y otros argumentan que la privatización le quitará al país ingresos y empleos.

“Luchar contra la entrega de (reservas) presalinas es luchar por la creación de empleos e ingresos en Brasil, garantizar el funcionamiento de los sectores naval, petrolero y de gas a nivel nacional, y asegurar un mejor futuro para nuestra gente", dijo el jueves Carlos Zarattini, legislador del PT.

Las reservas presalinas se encuentran en alta mar en el Atlántico, a más de 1,6 kilómetros (una milla) por debajo de la superficie del océano, y bajo otros 4 kilómetros (2,5 millas) de tierra y sal corrosiva. La profundidad del petróleo y la dureza de los yacimientos de sal hacen que extraer el crudo sea excepcionalmente difícil y costoso, aunque Maciel dijo que Petrobras ha desarrollado tecnología para hacer frente a esos desafíos.

En la actualidad, tales reservas producen más de un millón de barriles de petróleo por día, el cual es considerado de muy alta calidad.

La Agencia Nacional del Petróleo ha dicho que espera que el desarrollo de los ocho bloques genere 36.000 millones de dólares en inversiones y otros 130.000 millones de dólares en regalías, ganancias por la venta de crudo e impuestos.