KHAN AL-AHMAR, Cisjordania (AP) — Fuerzas israelíes desmantelaron el jueves cinco chozas de metal corrugado erigidas por activistas palestinos que protestaban contra la inminente demolición de una aldea cercana en Cisjordania.

Un dirigente de la protesta, Abdullah Abu Rahmeh, dijo que unos 200 soldados llegaron al lugar cerca del campamento Khan al-Ahmar antes del amanecer y desmantelaron las casetas, montando las partes en camiones. El campamento en sí no fue afectado. Los manifestantes gritaron "¡Fuera, ejército terrorista!" a medida que los camiones y soldados abandonaban el lugar en la mañana.

La Corte Suprema israelí allanó el camino para la demolición de Khan al-Ahmar la semana pasada al rechazar una apelación. Israel sostiene que la localidad fue construida sin autorización y representa peligro, ya que está demasiado cerca de una carretera importante.

Ofreció reubicar a los habitantes a otro lugar a 12 kilómetros (7 millas) de allí, en viviendas que _a diferencia de las actuales_ tienen agua, electricidad y desagüe, pero los críticos dicen que es imposible para los palestinos conseguir licencias de construcción y que la demolición solo busca crear espacio para un asentamiento judío.

El campamento se ha convertido en una causa apasionada para los palestinos y ha centrado la atención en lo que ellos consideran es su expulsión por parte de Israel, en medio de una expansión de los asentamientos. Varios países europeos exhortaron a Israel la semana pasada a abstenerse de demoler la localidad y de sacar a los 180 habitantes.

La agencia israelí a cargo de los asuntos palestinos en la Cisjordania, COGAT, informó que su unidad de supervisión sacó las estructuras que habían sido erigidas cerca del asentamiento de Kfar Adumim, con el apoyo de la Autoridad Palestina y desafiando el fallo de la Corte Suprema.

El fallo pareció eliminar el último obstáculo que quedaba en un caso que ha estado en el limbo legal durante casi una década. Israel sostiene que se trata de un simple caso de aplicar las leyes y mantener el orden, mientras los palestinos consideran que es una anexión de facto de territorios que ellos quieren para un futuro estado.