DENVER (AP) — Reguladores de Colorado multaron a la empresa matriz de Uber con 8,9 millones de dólares por permitir que personas con antecedentes penales o vehiculares trabajen para ellos como conductores, incluso un exconvicto que escapó de la cárcel.

La Comisión de Servicio Públicos de Colorado dijo el lunes que el año pasado inició una investigación sobre el servicio de taxi por aplicación de celulares, luego de que un chofer de Uber fue acusado de atacar a un pasajero en Vail.

La comisión dice que casi 60 conductores de Uber en Colorado pudieron trabajar en el último año y medio pese a tener antecedentes con condenas por delitos graves. Aparte del exconvicto que escapó de la cárcel, otros choferes tenían antecedentes por delitos vehiculares graves y problemas con sus licencias de conducir.

La semana pasada, dos mujeres que dijeron haber sido atacadas sexualmente por choferes de Uber presentaron demandas federales en San Francisco, acusando a la empresa de no tener un proceso deficiente de revisión de antecedentes.

Uber no contestó de inmediato a un mensaje que se le dejó en busca de comentarios.