ALHAURÍN DE LA TORRE, España (AP) — El italiano Elia Viviani se adjudicó la tercera etapa de la Vuelta de España el lunes, y el polaco Michal Kwiatkowski retiene la casaca roja de líder general sobre el local Alejandro Valverde.

Viviani, de Quick-Step Floors, dominó el sprint final para superar a su compatriota Giacomo Nizzolo y al eslovaco Peter Sagan cerca de la meta en una etapa que no generó cambios importantes en la tabla de posiciones.

“Ha sido muy bonito. No tengo palabras para el equipo, porque ser el más fuerte siempre es difícil. Nadie tenía corredores para tirar”, afirmó el italiano de 29 años. “Es muy difícil controlar etapas como esta, pero realmente la deseábamos”.

Kwiatkowski mantuvo una ventaja de 14 segundos sobre Valverde, que el domingo ganó la segunda etapa. El holandés Wilco Kelderman continuó en la tercera posición, 25 segundos debajo del líder.

“Es bueno haberme poder mantenido en cabeza del pelotón, sin problemas. Ha sido un final muy nervioso, con muchos intentos de fuga, rotondas, curvas y pequeñas subidas”, declaró el polaco de 28 años. “Estaba controlando a Alejandro Valverde porque sé que quiere vestirse con la roja. He tratado de estar detrás suyo y no dejar que tomara ninguna bonificación”.

La cuarta etapa del martes es una ruta de 161,4 kilómetros (100,3 millas) con un desafiante ascenso final hacia Alfacar.

“No sé mucho de la subida de mañana. Tendremos que saberlo gestionar con el equipo”, explicó Kwiatkowsk, que encabeza Team Sky ante la ausencia del británico Chris Froome, campeón de la Vuelta en 2017. “Como siempre he dicho, soy flexible y afronto La Vuelta día a día, pero en las subidas es algo en lo que realmente estoy trabajando para mejorar".

Froome decidió no competir en España luego de ganar el Giro de Italia y de terminar en tercer sitio del Tour de Francia _que conquistó su compañero Geraint Thomas. Froome y Thomas participarán en el Tour de Gran Bretaña, de ocho etapas, a partir del 2 de septiembre.

La etapa del lunes llevó a los ciclistas por 178,2 kilómetros por un tramo montañoso de Mijas a Alhaurin de la Torre.

“No sabíamos si podíamos ganar o no, porque había más de 2.000 metros de ascensión acumulados. No ha sido tampoco un sprint fácil, pero estoy muy contento de poder continuar con esta temporada impresionante”, añadió Viviani. “Además, también es mi primer triunfo en La Vuelta después de acabar dos veces segundo, y estoy realmente contento con ello".