AP NEWS
Related topics

Guatemala: miles de evacuados tras nueva erupción de volcán

November 20, 2018
1 of 5

El volcán de Fuego, o volcán de Fuego, arroja lava fundida y ceniza caliente desde su cráter en Escuintla, Guatemala, el lunes 19 de noviembre de 2018. Las autoridades de coordinación de desastres han pedido a varias comunidades en Guatemala que evacúen y vayan a zonas seguras después de una nueva actividad del coloso. (AP Foto/Moisés Castillo)

ESCUINTLA, Guatemala (AP) — Alrededor de 4.000 personas fueron evacuadas tras una nueva erupción del volcán de Fuego de Guatemala la madrugada del lunes, varios meses después que una mortal explosión del mismo coloso devastase comunidades enteras y ocasionara centenares de fallecidos.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología de Guatemala dijo que las explosiones del volcán de 3.763 metros sacudieron las casas con “sonidos constantes similares a una locomotora de trenes”.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) reportó más tarde que 2,330 personas se encontraban en los cinco albergues oficiales. Al pasar de las horas la actividad del volcán mermó su intensidad, por lo que cientos de personas decidieron regresar a sus hogares o buscar albergue con amigos o familiares.

El material incandescente estalló tan alto como 1.000 metros (3.200 pies) sobre el cráter y los flujos de roca caliente y ceniza se extendieron casi tres kilómetros por un flanco del coloso. Las explosiones calientes de material piroclástico bajaron por las laderas, mientras que una columna de ceniza se elevó casi 7.000 metros sobre el nivel del mar y se dirigió hacia la Ciudad de Guatemala, hacia el este.

Autoridades guatemaltecas fueron duramente criticadas y objeto de una investigación judicial por la presunta negligencia al no evacuar a tiempo a las comunidades afectadas por la colosal erupción del 3 de junio, que mató a 194 personas y dejó alrededor de 234 desaparecidos.

Las autoridades no han reportado hasta el momento que la lava o flujo piroclástico haya alcanzado esta vez alguna de las viviendas o propiedades de las comunidades desalojadas.

Las evacuaciones fueron en los departamentos de Escuintla y Chimaltenango, colindantes al volcán, en la zona centro-sur del país centroamericano.

Dora Caal, de 26 años, fue una de las evacuadas el lunes de su comunidad El Rodeo, ubicada en la falda del volcán. Caal y cinco familiares estaban albergados en el Estadio Municipal de Escuintla, junto a otros miles de personas en carpas de nylon y bajo un abrazador sol. Dijo que allí permanecerá hasta que dure la emergencia. El estadio está sin techo, por lo que se puede ver desde allí la fumarola del volcán.

“Por la noche se oía como truena el volcán, se veía el fuego, ya no pudimos dormir, de madrugada mejor nos salimos, da mucho miedo”, contó la joven madre, que asegura que revivió los momentos de pánico vividos en junio pasado. “Yo entonces perdí mi trabajo en una finca que estaba ahí en el volcán”, agregó.

Enma Hernández se sentía con suerte por haber evacuado a tiempo. La mujer, de 42 años, relató que salió de su casa en la comunidad de El Rodeo con su familia, menos su hijo de 20 años. “Se quedó cuidando nuestras cosas”, aseguró.

Las autoridades entregaron raciones de comida en bolsas que contenían galletas, jugos y latas de frijoles y pescado. También facilitaron agua y dieron atención médica.

AP RADIO
Update hourly