WASHINGTON (AP) — El presidente de Estados Unidos Donald Trump quiere un abrazo de su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto. ¿Quién lo hubiera pensado?

Pero, durante una inusitada conversación telefónica, Trump dijo que tal gesto sería “muy grato”.

La llamada fue un momento destacado del inesperado anuncio de un acuerdo comercial preliminar entre Estados Unidos y México. Trump espera que el nuevo acuerdo sirva para remplazar al TLCAN.

Pero primero, la Casa Blanca tuvo que maniobrar para enlazar la llamada.

Trump _sentado detrás de su escritorio en la Oficina Oval_ pasó apuros al intentar hablar en el altavoz con su homólogo ante la presencia de medios de comunicación.

“Creo que el presidente está al teléfono. ¿Enrique?”, preguntó Trump mientras los clics de las cámaras llenaban la habitación.

“Esto es grande”, dijo, sin dirigirse a nadie en particular. “Muchas personas están esperando”.

“¿Hola? ¿Hola?”, dijo, visiblemente molesto. En un momento dado, le ordenó a un asistente: “Haz algo”.

Finalmente pudieron conectar la llamada de felicitación, que incluyó pocos detalles y declaraciones contradictorias. No quedó claro qué habían acordado los presidentes, aunque Trump dijo que marcaba el fin del TLCAN, el cual ha descrito como un “acuerdo terrible” para Estados Unidos. El Congreso debe aprobar cualquier cambio.

Durante la llamada, Trump provocó confusión entre los reporteros cuando dijo que el pacto era con Canadá. El acuerdo solo es con México y Trump inmediatamente se corrigió.

Sin embargo, aún más sorprendente que el anuncio de un “entendimiento” entre Estados Unidos y su vecino sureño, fue el lenguaje elogioso entre los presidentes. Las relaciones entre ambos han sido tensas desde que Trump arrancó su campaña presidencial en junio de 2015 diciendo que los mexicanos son narcotraficantes y violadores.

Luego surgió el llamado de Trump a construir un muro fronterizo para impedir que los mexicanos ingresen a Estados Unidos de forma ilegal y su promesa de que México pagaría por él. México insiste que no lo hará.

Aunque se reunieron durante la campaña de Trump _cuando el estadounidense viajó a la Ciudad de México dos meses antes de los comicios presidenciales de 2016_ y lo hicieron nuevamente hace un año en una cumbre llevada a cabo en Alemania, Peña Nieto ha cancelado de forma abrupta dos visitas a la Casa Blanca.

Esa tensión parecía cosa del pasado el lunes, cuando meses de complicadas negociaciones dieron paso al acuerdo preliminar.

“Tú has sido mi amigo”, dijo Trump a Peña Nieto. “Te diré que trabajar contigo ha sido un placer”, agregó.

“Tú has sido mi amigo y alguien que ha sido muy especial en muchas formas. Hablamos mucho. Hablamos mucho sobre este acuerdo. Me gustaría felicitarte a ti y al pueblo mexicano”.

Hacia el final de la llamada, Peña Nieto dijo que esperaba un “buen brindis con tequila”.

Se despidió de Trump enviándole “un abrazo afectuoso”, a lo que Trump respondió: “Un abrazo tuyo sería grato”.

___

Darlene Superville está en Twitter como: http://www.twitter.com/dsupervilleap

Jill Colvin como: http://www.twitter.com/colvinj