LA PAZ (AP) — Los cultivos de coca aumentaron 6% en Bolivia durante 2017 y alcanzaron las 24.500 hectáreas, según un informe presentado el miércoles por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Thierry Rostan, representante de la UNODC en Bolivia, señaló que el Chapare es la región con mayor incremento con 536 hectáreas más que el año pasado. La zona, ubicada en el centro de Bolivia, es el bastión político del presidente Evo Morales.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo en la misma conferencia de prensa que a nivel general la cifra es positiva porque el incremento es menor al registrado en otros países productores de coca como Colombia y Perú.

La oficina en Perú de la UNODC aún no ha presenta los últimos resultados, pero en 2016 los cultivos de hoja de coca habían aumentado 9% hasta las 43.900 hectáreas.

Perú es considerado por la oficina de Naciones Unidas el segundo productor mundial de hojas de coca que en su mayoría se utilizan para elaborar la cocaína que va hacia Bolivia en avionetas, de acuerdo con las autoridades policiales.

Morales, líder del sindicato de cocaleros del Chapare, tiene una política de erradicación concertada con la cual había logrado reducir los cultivos, pero en los últimos años nuevamente se han incrementado.

El gobernante boliviano también es defensor de la masticación de hojas de coca a la que los pueblos indígenas le atribuyen poderes curativos.