MARIETTA, Georgia, EE.UU. (AP) — Una organización defensora de los derechos civiles manifestó “graves preocupaciones” por las medidas que tomó una universidad del estado de Georgia después de que cinco animadoras de raza negra se arrodillaron durante la interpretación del himno nacional en un partido de fútbol americano.

Empleados de la universidad dijeron a las animadoras de la Universidad Estatal de Kennesaw que debían permanecer en un túnel del estadio, fuera del terreno, durante los actos futuros previos a los partidos, a raíz de su protesta contra las injusticias sociales el 30 de septiembre, al interpretarse el himno.

Cuatro animadoras se arrodillaron en el túnel detrás del graderío el sábado, en un partido posterior.

Mediante una carta enviada el martes a la junta directiva de la institución, el organismo Lawyers' Committee for Civil Rights Under Law consideró que retirar a las animadoras del terreno durante el himno constituye “un acto de represalia”.

“Negar al grupo de animadoras la oportunidad de estar presentes durante la interpretación de nuestro himno nacional no es un acto de patriotismo, sino de represalia”, señala la misiva. “Varios reportes públicos señalan que la Universidad y otros funcionarios públicos violaron los derechos (de libertad de expresión) otorgados por la Primera Enmienda (constitucional) a estas estudiantes, al tomar represalias contra su protesta pacífica, con base en los puntos de vista de los estudiantes”.

Funcionarios de la universidad han dicho que la decisión de retirar a las animadoras antes de la patada de salida representó uno de varios cambios que buscan mejorar el ambiente durante los partidos.

“En retrospectiva, lamento la forma en que evolucionaron los eventos durante las últimas dos semanas, y admito que las circunstancias pudieron haberse manejado mejor”, reconoció el rector de la Universidad, Sam Olens, en un comunicado emitido la semana anterior. “Creo que una universidad debe ser un foro de ideas, que aliente la libre expresión y el diálogo abierto”.

Las protestas de jugadores profesionales en la NFL han desatado una polémica nacional.

La Universidad de Kennesaw es la tercera más grande de Georgia. Cuenta con más de 35.000 estudiantes en sus dos planteles, ubicados en el noroeste de Atlanta.