NACIONES UNIDAS (AP) — Estados Unidos votó el miércoles contra la resolución de las Naciones Unidas que condena el embargo económico estadounidense sobre Cuba, reflejando el deterioro de las relaciones entre los dos países.

La votación también es un giro en comparación al año pasado, cuando el gobierno del expresidente Barack Obama se abstuvo de votar.

Israel también votó el miércoles en contra de la resolución de embargo, que fue aprobada 191-2 por la Asamblea General de 193 miembros. En el 2015, la resolución fue aprobada por la misma cantidad de votos.

En octubre del año pasado, el gobierno de Obama decidió no votar por primera vez en 25 años sobre la resolución de embargo, mientras que Obama y el presidente cubano Raúl Castro seguían adelante con la histórica restauración de relaciones entre ambos países.

Las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba se rompieron en 1961, luego que Fidel Castro asumió el poder e instaló un gobierno comunista. Su hermano Raúl y Obama restauraron oficialmente las relaciones en julio del 2016.

Antes de la votación del miércoles, la embajadora estadounidense Nikki Haley dijo que Estados Unidos seguirá oponiéndose a la resolución "mientras al pueblo cubano se le siga privando de sus derechos humanos y libertades fundamentales".

Haley dijo que no hay duda de que algunas personas no entienden por qué el gobierno del presidente Donald Trump está oponiéndose "vigorosamente" a la postura de Obama.

Agregó que el pueblo estadounidense escogió un nuevo presidente y Estados Unidos votará en contra de cualquier resolución que pida el levantamiento del embargo "mientras las ganancias del comercio con Cuba contribuyan al régimen autoritario responsable de negar esos derechos (humanos)".

"Estados Unidos no teme al aislamiento en esta cámara ni en ningún lugar. Nuestros principios no están a votación", dijo. "Abogaremos por respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales que los estados miembros de esta organización han prometido proteger, aun cuando tengamos que hacerlo solos".

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, condenó las declaraciones “irrespetuosas, ofensivas e injerencistas" de Haley. “Ella habla en nombre del presidente de un imperio, una potencia imperialista” y agregó que el presidente Donald Trump “no tiene calidad moral para criticar a Cuba”.

Durante las últimas semanas, agregó Rodríguez, Trump ha reiterado en cuatro ocasiones que su gobierno no levantará las sanciones económicas a la isla a menos que Cuba haga cambios "de orden nacional".

La votación ocurrió durante una crisis en desarrollo debido a que empleados del gobierno estadounidense en La Habana se han visto afectados en su salud por "ataques invisibles” que han creado un nuevo distanciamiento entre ambas naciones y puso en peligro la restauración de lazos.

Desde que asumió la presidencia, Trump ha tomado medidas para revertir parcialmente la reconciliación con Cuba, pero ha mantenido muchos otros cambios establecidos por Obama. Pero Cuba se ha quejado amargamente por la respuesta estadounidense a los ataques de salud, que ha incluido el retiro de diplomáticos estadounidense de La Habana y la suspensión del proceso de visas para cubanos en la embajada de ese lugar.

Las resoluciones de la Asamblea General son no vinculantes. Pero el ejercicio, que se viene haciendo en los últimos 26 años, durante el cual la ONU ha votado por gran mayoría en favor de condenar el embargo, no refleja la opinión de todo el mundo y ha dado a La Habana un escenario global para demostrar que Estados Unidos está aislado por su política hacia la isla aun después del voto de abstención de la era de Obama.

Antes de la votación, más de 20 oradores de todo el mundo apoyaron la resolución y denunciaron el embargo.