NUEVA YORK (AP) — El hombre al que mataron varios policías en Brooklyn era bipolar y no estaba tomando su medicina, pero no era peligroso y no merecía morir, aseguró su padre. Los agentes mataron a tiros a Saheed Vassell, de 34 años, el miércoles por la noche tras responder a varias llamadas de emergencia que reportaron a un hombre amenazando a gente con una pistola.

Al llegar al lugar, los agentes encontraron a Vassell con un objeto de metal en la mano. Según imágenes de cámaras de seguridad divulgadas por la policía, el tubo de metal en forma de “L” parecía un arma de fuego. Vassell también la blandía como un arma, extendiendo su brazo y apuntando el objeto hacia varias personas, haciendo que algunos de ellos se encogieran de miedo.

Cuando Vassell apuntó el objeto a los agentes que llegaron al lugar _en lo que los policías describieron como "situación en la que dos partes estaban armadas"_, cuatro agentes abrieron fuego y dispararon 10 tiros en total.

El padre de Vassell, Eric, dijo a reporteros tras el tiroteo que su hijo había sido hospitalizado varias veces por problemas psiquiátricos, algunos de los cuales involucraron encuentros con la policía, pero que su hijo era amable y respetuoso.

"La policía tenía una alternativa. Ellos siempre tienen una alternativa. No deberían de entrenarlos para matar. Deberían de entrenarlos para proteger vidas, para salvar vidas", dijo Eric Vassell en una entrevista con la televisora WABC-TV.

Un grupo de gente angustiada se amontonó tras el tiroteo y algunas de las personas le gritaron a los agentes y condenaron la muerte de Vassall como otro ejemplo de otra muerte de un negro desarmado a manos de policías que reaccionan exageradamente.

El alcalde de Nueva York Bill de Blasio dijo el jueves en una conferencia de prensa que el hecho fue "una tragedia bajo cualquier circunstancia". Dijo que Vassell tenía "un problema grave de salud mental", pero no culpó a los policías por su muerte.