NASHVILLE, Tennessee, EE.UU. (AP) — El estado de Tennessee se unió a una demanda en la que participan varias entidades y cuyo objetivo es detener la acción ejecutiva en política migratoria impulsada por el presidente Barack Obama, informó el lunes el secretario de justicia estatal Herbert Slatery.

Slatery notificó a las partes de la demanda que Tennessee se convertirá en el 25to estado que se une al desafío legal presentado en una corte federal de Texas indicando que el estado "no puede permanecer inmóvil en este caso, cuando decisiones ilegales de esta magnitud le dan a muchos presencia legal y otros derechos como permiso para trabajar".

"Pedir a un tribunal que revise este asunto es la opción prudente, especialmente cuando los recursos del estado serán gravadas bajo las reglas que contemplan beneficios como compensaciones por desempleo y atención a la salud", dijo Slatery en un comunicado.

Obama viajó a Nashville este mes para promover su decisión de proteger de deportación y dar permisos de trabajo a 4 millones de inmigrantes que residen en Estados Unidos sin autorización. Esta medida tendría efectos en quienes han estado en el país desde hace más de cinco años y tienen hijos.

Slatery asumió el cargo el mes pasado y se convirtió en el primer secretario de Justicia republicano en ese puesto desde los años inmediatos a la Guerra Civil estadounidense. Su decisión contrasta con la negativa de su predecesor, Bob Cooper, quien se rehusó a unirse a una demanda de varios estados contra le reforma de salud de Obama bajo el argumento de que "no sería una manera sabia de usar el dinero del estado".

Cooper, quien fue muy criticado por los republicanos por sus decisiones, sostuvo que la única razón para unirse a la demanda habría sido "hacer política partidista sobre un asunto que divide al país".

El anuncio de Slatery fue elogiado el lunes por el presidente de los republicanos en el Senado, Ron Ramsey.

"Barack Obama hizo a un lado a la opinión pública pero también principios claves de nuestra democracia constitucional cuando eludió al Congreso para dar a inmigrantes ilegales una amnistía de hecho", dijo Ramsey en un comunicado. "Estoy orgulloso de que Tennessee se encuentre entre los estados que desafían este impresionante despliegue de arrogancia".

La oficina del gobernador, el republicano Bill Haslam, no hizo comentarios de inmediato, pero Haslam, para quien Slatery trabajó previamente como consejero legal, ha criticado a Obama por la acción ejecutiva.

Cuando Obama visitó Nashville, Haslam dijo que el presidente debió trabajar con los legisladores para alcanzar una solución en lugar de lanzar su acción ejecutiva.

"Creo que fue como lanzar una granada de mano dentro de un cuarto y hacer explotar la posibilidad de tener una buena discusión, como deberíamos haberla tenido, y eso en el largo plazo será dañino para resolver la situación en materia de inmigración", dijo el gobernador en aquella ocasión.