MOSCU (AP) — La FIFA defendió el derecho de Rusia a organizar la Copa del Mundo mientras salen a relucir cada vez más escándalos de dopaje en el país, y afirmó el martes que no hay evidencia de que existe dopaje “generalizado” en el fútbol ruso.

Rusia perdió docenas de medallas olímpicas por casos de dopaje y encubrimiento, incluyendo la manipulación de muestras.

El fútbol es uno de los deportes donde aparentemente se ocultaron casos de dopaje, según reveló el año pasado una investigación de la Agencia Mundial Antidopaje.

“En base a la información que tenemos, no podemos hablar de dopaje generalizado en el fútbol ruso”, dijo el martes la secretaria general de la FIFA, Fatma Samoura, tres días antes del sorteo del Mundial en el Kremlin.

Agregó que todas las muestras recopiladas en el Mundial serán enviadas a un laboratorio en Lausana, Suiza, para ser analizadas.