PARÍS (AP) — Seis años después de comprar el París Saint-Germain, los adinerados dueños de un club que normalmente tenía campañas decepcionantes obtuvieron finalmente lo que querían, un jugador con el potencial de darles gloria en la Liga de Campeones de Europa.

Neymar es desde el jueves el jugador más caro en la historia del fútbol, tras concretar su transferencia al PSG, con el desembolso de 222 millones de euros (262 millones de dólares), correspondientes al pago de la cláusula de rescisión del contrato que lo ataba al Barcelona. Al pagar tan descomunal cifra, el PSG trituró el récord mundial de una transferencia, para hacerse de un jugador considerado junto con el argentino Lionel Messi y el portugués Cristiano Ronaldo entre los tres mejores atacantes en la actualidad.

El récord anterior de una transferencia se impuso hace un año, cuando el Manchester United entregó 105 millones de euros (116 millones de dólares al tipo de cambio de aquel entonces), a fin de incorporar a Paul Pogba, procedente de la Juventus.

Irónicamente, Neymar firmó el convenio por cinco años con el club de la liga francesa apenas cinco meses después de protagonizar una remontada inconcebible e inédita del Barcelona, que eliminó al PSG de la Liga de Campeones con un 6-1 en el partido de vuelta, tras un 4-0 en la ida.

La historia podría ser distinta la próxima temporada.

“Las ambiciones del París Saint-Germain me atrajeron hacia este club, junto con la pasión y la energía que transmite”, dijo Neymar en declaraciones difundidas por el equipo parisiense. “Jugué cuatro temporadas en Europa, y me sentía listo para aceptar un desafío. Desde hoy, haré todo lo que pueda para ayudar a que mis nuevos compañeros abran nuevos horizontes para mi club, y para llevar alegría a sus millones de seguidores en todo el mundo”.

Ciertamente, los dueños del PSG se sentirían plenamente retribuidos si Neymar les aporta el éxito que tuvo en España.

En cuatro campañas, el brasileño marcó 105 goles, y el Barcelona conquistó una Liga de Campeones, un Mundial de Clubes, dos cetros de la Liga española y tres ediciones de la Copa del Rey.

Mediante su cuenta en Instagram, Neymar recordó lo significativa que fue su llegada al Barcelona, para jugar con ídolos como Messi, Víctor Valdés, Xavi, Andrés Iniesta, Carles Puyol, Gerard Piqué y Sergio Busquets.

“El Barcelona ha sido más que un desafío”, manifestó. “Jugaba con aquellos cracks en el video juego”.

Lejos de la inevitable sombra de Messi, para muchos el mejor jugador de la historia, Neymar será ahora la estrella más fulgurante en la liga francesa, con un equipo que de ningún modo ostenta el palmarés del Barsa.

Durante la telenovela que se desató en los medios tras las primeras versiones de que Neymar se marchaba del cuadro catalán, surgieron rumores de que uno de los motivos era que deseaba brillar con luz propia, sin ser eclipsado por Messi. Pero en su publicación dentro de las redes sociales, el brasileño no expresó sino elogios por “Leo”.

“Tuve el honor de actuar con el mayor atleta que he visto en mi vida y estoy seguro que no veré a otro mejor, @leomessi se convirtió en mi compañero, amigo dentro y fuera del terreno de juego”, aseguró. “Orgulloso de jugar contigo”.

Mientras que el club catalán ha sido monarca europeo en cinco ocasiones y ha ganado el Mundial de Clubes tres veces, el PSG ha estado lejos de los laureles en el plano internacional.

Desde junio de 2011, cuando Qatar Sports Investments se hizo del club, éste ha erogado cientos de millones de dólares en jugadores de clase mundial, incluidos Zlatan Ibrahimovic, Marco Verrati y el uruguayo Edinson Cavani. Todo ese gasto ha tenido la misión de construir un equipo capaz de coronarse en la máxima competición europea de clubes.

Pero los grandes nombres no se han traducido en éxito continental. El PSG no ha pasado siquiera de los cuartos de final de la Liga de Campeones con sus nuevos propietarios cataríes.

Quizá lo consiga ahora.

“Estoy muy contento por incorporarme al Paris Saint-Germain”, dijo Neymar en el comunicado tras firmar el contrato. “Desde que llegué a Europa, el club siempre ha sido uno de los más competitivos y ambiciosos. Y el mayor reto, lo que más me motivó para sumarme a mis nuevos compañeros, es conquistar el título que quieren sus hinchas”.

Está claro que los dirigentes del equipo comparten ese anhelo.

“Neymar Jr. es uno de los mejores futbolistas del mundo. Su mentalidad ganadora, fuerza de carácter y liderazgo lo han convertido en un gran jugador”, destacó el presidente del equipo Nasser Al-Khelaifi. “Trae una energía muy positiva a este club. En seis años, hemos armado un proyecto muy ambicioso que ya nos ha llevado a los niveles más altos del fútbol nacional y europeo. Ahora, con la llegada de Neymar Jr., estoy seguro que estaremos más cerca, con el respaldo de nuestros fieles fanáticos, de lograr nuestros sueños más grandes”.

El anuncio del PSG pone fin a una saga que comenzó hace unas dos semanas, cuando empezaron a circular los rumores sobre una posible transferencia a Francia. PSG ya había intentado ficharlo el año pasado.

Neymar debe llegar este viernes a París y ofrecerá una conferencia de prensa el mismo día por la tarde, anunció el PSG. No está claro si jugará por su nuevo club el sábado, cuando PSG comienza la temporada de la liga francesa ante el recién ascendido Amiens en el estadio Parc des Princes, aunque de todas formas será presentado a los hinchas en ese estadio.

Evidentemente, la transferencia no ha caído bien en España.

El Barcelona advirtió en un comunicado que notificará a la UEFA sobre los detalles del negocio para que “depuren las responsabilidades disciplinarias que puedan derivarse de este caso”, una clara referencia a la posibilidad de que el pago de semejante cantidad violaría el reglamento del Fair Play Financiero implementado por el organismo rector del fútbol europeo.

El presidente de la liga española, Javier Tebas, declaró el miércoles al diario deportivo AS que la entidad considera que el traspaso es una especie de dopaje financiero, porque los directivos cataríes de PSG están estrechamente vinculados con la familia gobernante de Catar, un país rico en petróleo.

Barcelona hizo todo lo que estaba a su alcance para impedir que Neymar se marchara, y había prometido quejarse ante la UEFA si la cláusula de rescisión, que parecía intocable, era cubierta.

El pago se realizó en el segundo intento realizado el jueves por los representantes de Neymar a fin de consolidar el divorcio con el Barsa.

Por la mañana, el abogado del futbolista, Juan de Dios Crespo, trató de depositar la ingente suma en las oficinas de la Liga española en Madrid, pero no se le permitió hacerlo.

Tebas dijo que no permitiría que la Liga fungiera como intermediaria de una operación que infringiría las reglas de la UEFA. Había considerado que el PSG es un club respaldado por el Estado.

___

Wilson reportó desde Barcelona.