LONDRES (AP) — La primer ministro británica Theresa May enfrenta nuevas tensiones con su Partido Conservador por la manera de manejar la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, lo que la distrae al tratar de redirigir su atención hacia asuntos económicos de cara a la conferencia anual del partido la próxima semana.

El secretario de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, dijo en declaraciones publicadas el sábado que un período de transición para reducir el impacto de Brexit no debe de durar "un segundo más" de los dos años que May ha propuso durante un discurso en Italia la semana pasada. Johnson también dijo que Gran Bretaña no debe de pagar por el comercio libre de aranceles con la UE, o acordar aplicar las regulaciones del bloque a fin de tener tal acceso, de acuerdo con una entrevista publicada en el diario Sun.

"No pueden hacer tonterías” en el período de transición, dijo Johnson.

Johnson, casi siempre mencionado como sucesor de May, ha cuestionado varias veces los intentos de la primera ministra de lucir un gobierno fuerte y unido.

El desempeño de May en la conferencia de partido, que comienza el domingo en Manchester, podría ser crucial para su gobierno luego de una desastrosa campaña electoral en la que los Conservadores perdieron en junio la mayoría que tenían en la Cámara de los Comunes.

Este mes, la jefa de gobierno sopesó pedidos de medidas disciplinarias contra Johnson, luego que él explicara su visión del futuro de Gran Bretaña afuera de la UE en un artículo en el periódico Sunday Telegraph. Johnson pidió que Gran Bretaña adoptara una economía de pocos impuestos y regulaciones al margen del mercado integrado y la unión aduanera de la UE.

May trata de retomar el control del gobierno y reenfocar la atención hacia la economía.