TORONTO (AP) — Lenín Preciado no se lo creía ni cuando tuvo la medalla en sus manos.

Contra todos los pronósticos, este ecuatoriano de 21 años consiguió el primer oro a su país en la historia del judo de los Juegos Panamericanos al imponerse ante el brasileño Felipe Kitadai en la final de menos 60 kilos.

"No me lo imaginaba", dijo con los ojos llorosos. "La tengo aquí (la medalla) y pienso que es un sueño".

Kitadai, el último campeón, se tuvo que conformar con la plata. El colombiano John Futtinico y el cubano Yandry Torres se llevaron preseas de bronce.

Preciado ganó en la segunda de tres finales disputadas en la primera jornada del judo, en la que la favorita argentina Paula Pareto no pudo revalidar el oro que ganó hace cuatro años en Guadalajara al caer en la final ante la cubana Dayaris Mestre en menos 48 kilos.

Mientras tanto, Brasil celebró también una presea dorada con su judoca Erika Miranda, que se impuso a la canadiense Ecaterina Guica. La estadounidense Angelia Delgado y la cubana Gretter Romero se fueron con el bronce.

Preciado, el último de diez hermanos de un hogar humilde en la localidad de Machala, recordó tras su consagración a su hermano Miller Bladimir, quien fue asesinado con un arma de fuego hace seis años. Tenía 32 años.

"Pensaba en él y le pedía que me ayudara", señaló a The Associated Press.

Después no pudo contener las lágrimas.

"Le dedico esta medalla a mi hermano en el cielo, a toda mi familia, a mis entrenadores y a todo Ecuador", manifestó.

En la primera de las finales, la cubana Mestre se impuso con un punto de oro a Pareto, bronce en las Olimpiadas de Beijing del 2008 y oro en los Panamericanos de hace cuatro años.

"Claro que tengo una bronca porque el oro era la meta, pero tengo que reconocer que esta vez Mestre estuvo muy bien", manifestó la argentina de 29 años.

Tras su revés, Pareto felicitó a su rival y luego la alzó en brazos. En esta prueba, la mexicana Edna Carrillo y la brasileña Nathalia Brigida se llevaron broces.