NUEVA YORK (AP) — Víctor Martínez está disfrutando las últimas semanas de su carrera en las Grandes Ligas. Y está demostrando que todavía le queda pólvora en el bate.

Un fanático leal de los Tigres lo atestiguó de primera mano el jueves.

Martínez logró dos jonrones, incluido uno de dos carreras en la novena entrada, y Niko Goodrum le siguió de inmediato con otro bambinazo ante Dellin Betances para que Detroit remontara y superara 8-7 a los Yanquis de Nueva York.

Los Tigres, últimos de las Grandes Ligas en el rubro de cuadrangulares, consiguieron cinco y conjuraron una seguidilla de cinco derrotas.

Giancarlo Stanton disparó su jonrón número 300, pero los Yanquis sufrieron su tercera derrota en cuatro compromisos. Nueva York comenzó la jornada siete juegos y medio detrás de Boston, líder de la División Este de la Liga Americana y de las mayores.

Los Medias Rojas se alejaron a ocho y medio más tarde, con un triunfo sobre los Medias Blancas.

Además, los Yanquis iniciaron el jueves con una delantera de cuatro juegos y medio respecto de Oakland, en la puja por el primer boleto de comodín a la postemporada. Los Atléticos redujeron medio juego a esa diferencia, tras imponerse a los Astros de Houston.

Luke Voit pegó un vuelacerca de dos carreras en el séptimo inning, para que los Yanquis tomaran la ventaja por 7-5.

Pero Betances (4-4) dio un boleto a Nicholas Castellanos con un out en la novena entrada, Martínez sacudió un leñazo por el jardín derecho. Es la duodécima ocasión en que el venezolano ha conseguido más de un cuadrangular en el mismo juego.

Por si fuera poco, Martínez llegó a 533 impulsadas con los Tigres, la mayor cifra en la historia de la franquicia por parte de un bateador ambidiestro. El primer jonrón del venezolano en el encuentro, de dos carreras en el quinto acto, le permitió alcanzar en la lista a Biully Rogell.

Fueron los primeros bambinazos de Martínez desde el 27 de julio. El pelotero de 39 años anunció el 15 de agosto que espera retirarse al concluir la temporada. Batea para .250 con ocho vuelacercas y 47 impulsadas en la campaña.

“Siempre es bueno cuando uno hace algo por ayudar a que el equipo gane. Eso es lo más importante”, dijo Martínez. “Ésta ha sido una de las peores temporadas en toda mi carrera. Estoy luchando, mantengo la cabeza alta y seguiré optimista hasta el último día”.

Goodrum siguió el jonrón de Martínez en el noveno capítulo con un batazo muy elevado que pasó pegado al poste de foul.

La actuación de Martínez resultó inolvidable para Darren Corea, de 42 años. El seguidor de los Tigres, procedente de Vancouver, atrapó la pelota del segundo jonrón.

“Yo estaba sentado a tres filas de un camarógrafo, y él dijo: ‘oye, amigo, te van a pedir esa pelota’”, relató Corea, quien visitaba Nueva York por asuntos de negocios. “Yo le comenté: ‘¿De verdad? He esperado 20 años una pelota’. Luego, un fanático de los Yanquis se me acercó y me propuso: ‘Te daré 20 dólares si arrojas la pelota de vuelta al terreno’”.

Corea no lo hizo. Pero le dio la pelota a Martínez, quien a cambio le obsequió un bate autografiado, posó con él para una foto y le prometió que le enviará un jersey de visitante una vez que los Tigres vuelvan a casa.

Alex Wilson (2-4) se llevó el triunfo al resolver el octavo inning de forma perfecta. Shane Greene registró su 28vo salvamento.

Por los Tigres, los dominicanos Jeimer Candelario de 5-1 con una anotada y una empujada, Ronny Rodríguez de 5-2 con una anotada y dos impulsadas, Leoner Lugo de 4-1. El venezolano Martínez de 5-2 con dos anotadas y cuatro remolcadas.

Por los Yanquis, el dominicano Miguel Andújar de 4-1. El venezolano Gleyber Torres de 4-3 con una anotada y dos producidas.